• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Me tomo este sagrado espacio para comentarles sobre una opción de vida, una alternativa que tiene altos gastos en entrenamientos, en viajes y en alimentación que son superiores a los de un chileno normal. Debido a gente que elige esta forma de vida me he pasado pegado el televisor en las últimas semanas. Y en verdad no me he llevado muy gratas sorpresas. Un deportista olímpico es una persona que dedica su vida, desde muy pequeño al deporte, con una sola meta: representar a su país en los Juegos Olímpicos. Claro, se supone que es un acto recíproco entre el país y el deportista, o sea debe haber algún tipo de apoyo en la formación y en el clímax de su carrera, esto es fundamental para la motivación y el buen rendimiento.

    ¿Cómo explicamos que los exitosos (salvo los futbolistas) son los que se van del país auspiciados por sus padres?

    Así lo hizo Fernando González. Su padre vendió propiedades para llevarlo a Estados Unidos a codearse con los mejores del circuito. Kristel Kobrich, quien prefiera irse a nadar a Córdoba y Felipe Novoa, quien se entrena también en norteamérica con su padre. En definitiva, parece que para lograr cosas hay que tener mucho dinero.

    ¿Cómo podemos explicar que el ciclista Patricio Almonacid sobreviva con 150 mil pesos mensuales para todos sus gastos?

    Neven Ilic, presidente del Comité Olímpico nacional se refirió diciendo que los que viajaron a Beijing no son los deportistas apoyados por las nuevas leyes, sino son los pequeños que a futuro veremos sus frutos. Pareciera que hay que esperar hasta Londres 2012 para poder ver los resultados ¿O tenemos que esperar hasta el 2016 y algunos añitos más para que podamos hablar de deportistas olímpicos profesionales? De exitos a lo chino, con 35 medallas de oro, un sueño, mientras tanto a puro corazón, pues la única forma de auspicio que tienen estos jovenes son el bolsillo de sus angustiados y a la vez esperanzados padres y de la empresa privada, pero es el gobierno, es el gobierno quien tiene que cambiarle el rostro a nuestro deporte.

    Si el deporte fuera de real interés para La Moneda, el país estaría lleno de miles de canchas de fútbol, gimnasios, piscinas, estadios, pistas, bicicletas, y un sin fin de apoyo. El tema está ahí, no se trata de captar a los talentos escasos, sino cambiar la mentalidad del chileno hacia el deporte, fomentarlo, educarlo, crecer junto a él y ser exitosos con él, la tarea va de la mano con la propuesta educacional que tengamos como país y hasta el momento ni concertación ni alianza tienen un plan al respecto.

    Enzo Olivera

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...