• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La prostitución no es un trabajo.

    La prostitución es siempre una forma de maltrato. Un acto de abuso .

    En estos momentos en que las libertades individuales adquieren una connotación progresista el comercio sexual se ha transformado en un trabajo “ aceptable”. “Un mal necesario “ en el peor de los casos.

    Pero ¿cuál es la necesidad que abastece? … Al ser este un acto de servicio que involucra en su totalidad la entrega y sometimiento del otro a cambio de dinero , este se vuelve una manifestación perversa de esclavitud , porque involucra en èl, el consentimiento del esclavo. No es coincidencia que sean mujeres y niños casi siempre en calidad de riesgo y desamparo social y familiar los que ejercen este “trabajo”. En la transacción comercial del comercio sexual el comprador se sitúa en un lugar de poder y privilegio, elige, cata, selecciona, y decreta ordenes de características corporales y físicas, anulando al otro, redujéndolo a calidad de cosa : Un objeto transaccionable. Una cosa comerciable.

    Te tengo, te poseo. Soy dueño de tu voluntad. Soy el que tengo el dinero, así es que tengo el poder. NECESITO ESE PODER . Adoptando la personalidad de cualquier abusador.

    No es coincidencia que desde siempre sea la mujer la prostituta y el hombre el cliente. En este sentido la prostitución confirma y consolida las definiciones patriarcales de las mujeres, cuya función primera sería la de estar al servicio sexual de los hombres. Satisfaciendo “necesidades bilógicas masculinas”.

    En la actualidad la prostituta ha adquirido un rol glamoroso y romántico. Libros, películas, canciones y los medios en general las han alzado como símbolos de sexualidad y sensualidad , arguyendo la “Liberación Sexual”, la “Libertad de géneros” en una relación donde es el cliente (casi siempre un hombre), el que decreta la relación sexual, y es la prostituta la que conciente a ella sólo por un interés monetario y de necesidad económica ¿la libertad sexual de quién se manifiesta ? . Definitivamente no la de la prostituta . Si bien ella voluntariamente accede a este “trabajo “, en este acto sexual ella no involucra su propia sexualidad. Para la prostituta este acto es una forma de conseguir dinero. ¿ Dónde esta la Libertad de géneros?.

    La Prostitución no es un trabajo, no es mas que la “ reducción más sistemática e institucionalizada de las mujeres a sólo un sexo ”(Barry1995 )

    Si usted piensa lo contrario señor ,señora, señorita , caballero le invito a formularse la siguiente pregunta : ¿Yo le recomendaría la prostitución como trabajo a mi madre , a mi hermana , a mi hija ??

    Si la respuesta es no , usted al igual que yo , cree que la prostitución NO es un trabajo.

    LINKS recomendados

    http://aboliciondelaprostitucion.org/

    http://hombresabolicionistas.org/

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...