• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La muerte del ingeniero civil colombiano, de 57 años,  Jorge Enrique Pizano y el envenamiento de su hijo  Alejandro Pizano Ponce de León, ha hecho que las investigaciones del caso de corrupción en la concesión de la obra de la Ruta del Sol II a varias empresas locales asociadas con la constructora brasileña de Odebreth en Colombia, estremecen los cimientos de poder en la nación neogranadina y permite que el caso tome un nuevo rumbo.

    Las autoridades investigan si estas muertes están vinculadas a las denuncias del ingeniero, testigo clave en la investigación de la presunta corrupción, a la que se acusa a la empresa brasileña de pagar millonarios sobornos en una docena de países de América Latina, publicó BBC Mundo.

    De acuerdo con el primer informe forense, Pizano murió por un ataque del corazón fulminante el pasado 8 de noviembre, cuando estaba en su casa al norte de Bogotá. No obstante, otra desgracia en luto a la familia, cuando tres días después, su hijo Pizano Ponce de León fue encontrado muerto en la misma residencia. La autopsia apuntó que murió por envenenamiento con cianuro.

    Ingeniero Jorge Enrique Pizano en la izquierda y su hijo a la derecha

    Eso ha despertado dudas sobre si el ingeniero Pizano murió de causas naturales o si fue asesinado. Sin embargo, el ingeniero dijo en una entrevista con Noticias Uno de Colombia que padecía cáncer linfático, pero reveló en algún momento, que temía por su vida, puesto que sus revelaciones relacionadas a Odebrecht lo tenían en una doble batalla, según explica la directora de ese medio, Cecilia Orozco

    “Lo habían puesto en riesgo de perder la libertad o la vida“, escribió Orozco en una columna de El Espectador publicada este miércoles.

    Pizano cómo supo de la corrupción

    El ingeniero Pizano asumió en 2010 el cargo de controller (auditor) de la firma de inversiones Confircolombiana, socia de Odebrecth en Colombia, para vigilar los riesgos financieros en las operaciones de la empresa.

    Entre 2013 y 2015 se percató de unos pagos “presuntos sobornos por un monto de US$27 millones” para que Odebrecht y sus socios colombianos ganaran el contrato de 1.000 km de carreteras del proyecto Ruta del Sol II, una de las obras de infraestructura más grandes de Colombia.

    Las investigaciones basadas en la información proporcionada por Pizano, su enfermedad y los varios episodios de depresión parece que empeoraron su situación de salud, pero eso está por ser confirmada por las autoridades.

    La empresa brasileña está vinculada en caso de corrupción con 12 países de Latinoamérica

    En agosto de este año, el ingeniero concedió una entrevista a Noticias Uno, programa de televisión al que entregó unos audios sobre el caso Odebrecht y que pidió que fuesen publicados en caso de morir o si lograba salir de Colombia. Pero, tres meses después siendo un día antes de su cumpleaños número 58 murió.

    Después de la autopsia la familia autorizó la cremación. Sin embargo, la fiscalía informó que analizará nuevamente las muestras forenses para verificar la causa de su muerte; mientras que el canal de televisión colombiano publicó los audios a los tres días del fallecimiento.

    Presuntamente se oye al ingeniero explicándole en 2015 al actual fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, quien se desempeñaba como,asesor jurídico del socio mayoritario de Confircolombiana, lo que sabía de los presuntos sobornos de Odebrecht.

    Esta semana, Martínez aseguró que el ingeniero “no estaba seguro” de que esos pagos fueran realmente coimas cuando conversaron en 2015.

    “Él no tenía certeza de que eso fuese un delito de corrupción, de tal manera, que uno no puede ir a las autoridades cuando algo puede ser o no puede ser. Tiene que ir con la certeza de esto es así”, señaló el fiscal.

    Hijo del ingeniero

    Se desconoce qué elementos claves del caso de corrupción conocía el hijo del ingeniero, Alejandro Pizano Ponce de León, joven de 30 años, que se hallaba en una habitación de la casa de su padre donde encontró una bebida saborizada que ingirió, según familiares.

    Los forenses confirmaron que el joven falleció envenenado a causa de la ingesta de cianuro.

    “En relación con la trágica muerte de mi hijo, Alejandro Pizano Ponce de León, las autoridades han clasificado su muerte como un homicidio por esclarecer“, expresó su madre.

    El joven murió envenenado por cianuro dejando a su esposa embarazada

    El joven era un arquitecto y fotógrafo que residía desde principios de año en Barcelona. Hace cuatro meses se sumó a la firma de arquitectura BMLD de esa ciudad y hace dos años contrajo matrimonio y su esposa actualmente está embarazada.

    A la boda de la pareja asistió uno de los hijos del fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, según fotografías difundidas por los medios colombianos.

    Era un hombre joven, recién casado, lleno de vida esperando su primera hija. Apreciaba la vida por medio de la fotografía, que era su pasión”, dijo a BBC Mundo una familiar del joven fallecido.

    La muerte de Pizano Ponce de León permitió que se investigará la muerte de su padre y la de él.

    Sigue leyendo…

    Conmemorarán muertes de dirigentes sociales en Colombia

    Asesinan a otro líder social en Colombia

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...