• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Aunque en el papel las empresas petroleras deben pagar el 25 % sobre sus ganancias, luego de una serie de beneficios legales pagan apenas un 2 %. Ni la DIAN ni Minhacienda dan explicaciones.

    Así lo informa el diario El Espectador donde demuestra que a través de una serie de  excenciones tributaria las empresas extractivas dejan casi nada al Estado colombiano en una coyuntura de precios altos de las materias energéticas como el petróleo y el carbón.

    El gobierno de Iván Duque, anunció que disminuiran el impuesto a las empresas y el el hueco fiscal de esa decisión se llenará “aumentando la base fiscal”. Es decir, aumentando la cantidad de colombianos que pagan renta.

    “Sin embargo, hay quienes creen que Carrasquilla, como sus antecesores, manipula la realidad bajo ese argumento. Si bien es cierto que, en el papel, Colombia es un país con altos impuestos nominales, también es cierto que estamos llenos de decretos de excepción, regímenes especiales, beneficios y descuentos que hacen que, en la práctica, las empresas paguen muy poco” argumenta el diario capitalino.

    En los últimos seis años, los beneficios tributarios y las llamadas “otras deducciones” de la totalidad de las empresas aumentaron 182 %. Buena parte de ese dinero, que en 2016 sumó $88 billones, terminó en manos del sector financiero y minero-energético: entre ambos se quedaron con el 59 % de los beneficios tributarios.

    No obstante, organizaciones como la Cepal han dicho que esos beneficios excesivos crean una inequidad entre empresas grandes y pequeñas (pues entre más se produzca, más beneficios se tienen) y el mismo Banco Mundial dio un campanazo de alerta en 2012, cuando dijo que este exceso de beneficios “propicia nuevas formas de fraude y evasión de impuestos”.

    El hueco negro de la economía

    Si bien el economista reconoce que hay algunas deducciones válidas, también en las Otras deducciones se incluyen las donaciones, los aportes a las campañas políticas, pagos a clubes y las regalías, cuya deducción fue prohibida el año pasado por el Consejo de Estado. “En realidad, las Otras deducciones son el hueco negro de las declaraciones de las empresas”.

    Todos esos descuentos terminaron reduciendo la cantidad de dinero que pagan las empresas de este sector por impuesto de renta. Pues si bien en el papel el impuesto de renta en el 2016 para el sector fue del 25 %, tras restarle todos estos beneficios, esta industria paga un impuesto de renta del 2,2 % sobre sus ganancias. El costo fiscal de las deducciones totales del sector fue de $19,8 billones en ese año.

    De hecho, este diario tuvo acceso a la declaración de renta del año 2014 de Drummond Coal Mining, la multinacional minera. Ese año, la compañía tuvo tantas deducciones (más de $11.600 millones) que el Estado le quedó debiendo $3.193 millones.

    Las Otras deducciones (que la DIAN no reconoce como un beneficio, pero que restan en las declaraciones de renta de las empresas) llevaron a que, de los $43 billones que recogió la DIAN en 2016 por impuesto de renta, las empresas de minas y petróleos aportaran apenas $1,8 millones, es decir, un 4,1 % del total. Los colombianos (personas naturales), por su parte, aportaron más de $21 billones por concepto de impuesto de renta.

    Luis Alvaro Pardo, quien hace parte de la Red de Justicia Tributaria, aclara que la idea no es deslegitimar los incentivos tributarios. Se trata, en sus palabras, “de llamar la atención sobre el uso generalizado e injustificado de estos beneficios, sin verificar si cumplieron sus objetivos, su costo-beneficio y su impacto fiscal”. (Lea acá:Colombia Paraíso fiscal para la minería)

    En últimas, se trata de evaluar si los argumentos que le aplaudieron los empresarios a Carrasquilla en Cartagena, y que han sido esgrimidos por presidente tras presidente y ministro tras ministro de Hacienda, son tan sólidos como los presentan.

    Derrame de petróleo en Colombia amenaza a ríos y comunidades rurales

    Páramos colombianos en peligro por desarrollo de proyectos mineros y turísticos

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...