• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El ochenta por ciento de los refugiados venezolanos en Colombia sufre inseguridad alimentaria, según una encuesta elaborada por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la Organización de la Naciones Unidas, presentada este viernes.

    El portavoz del PMA, Hervé Verhoosel, explicó que los venezolanos que cruzaron la frontera son atendidos en centros de asistencia en la frontera colombiana entre tres y cinco días y luego se los obliga a partir.

    Desde ese momento, aquellos que abandonaron el país quedan en situación de extrema vulnerabilidad al no tener fuentes de ingresos para alimentarse. “En el caso de que encuentren o alguien les de comida, no es ni suficientemente nutritiva ni suficientemente diversa”, sostuvo Verhoosel.

    El PMA está ayudando a los recién llegados pero existe “una amplia falta de servicios básicos, enfrentan riesgos de protección y no saben cuando comerán de nuevo”.

    El portavoz puso como ejemplo que a pesar de esta situación de vulnerabilidad alimentaria, solo el 1,7% de las mujeres lactantes recibe algún tipo de suplemento nutricional. Hasta la fecha, el PMA ha entregado comida a los refugiados en los departamentos fronterizos de Arauca, La Guajira, y Norte de Santander.

    Además, se han distribuido tarjetas prepago de un valor de 75 dólares a 19.500 personas en estos tres departamentos para que puedan comprar alimentos. Según datos de ACNUR, hay 7 puntos fronterizos legales pero más de 110 ilegales, enfatizó el portavoz del PMA.

    El influjo de venezolanos está afectando las comunidades de acogida, especialmente a las indígenas, “que si bien han dado una buena bienvenida a los migrantes, no hay suficiente comida ni trabajo para todos, con lo cual pone a los locales en una situación complicada”.

    Mito y realidad de la emigración

    Después de tantas publicidades y campañas por parte de la derecha venezolana donde incitaban a salir del país, irse a buscar una “mejor vida” y no aguantarse el supuesto calvario de su patria, Venezuela, se reportan índices de aumento en la tasa de retorno de los mismos venezolanos que salieron, ilusionados escuchando a la oposición mentirosa, y parece que terminan regresándose, pues, no era lo que ellos esperaban.

    El sociólogo Miguel Blanco destacó que ambas tasas continúan en crecimiento, tanto la de emigrantes como la de retornos en Venezuela. Las razones, indica Blanco, son mayormente por el hecho de ser demasiado difícil establecerse en otro país, la diferencia de culturas, y la consistente xenofobia de otros países contra los venezolanos por culpa de los opositores insensatos.

    “Algunas tienen que ver con la imposibilidad de mantenerse fuera del país por la normativa jurídica o laboral en los países receptores”, señaló el sociólogo.

    Asimismo, otro sociólogo, Francisco Coello, destacó que algunas personas, tristemente, emigraron desesperados por las amenazas ficticias de la derecha venezolana, por lo que “muy difícilmente se tendrá éxito afuera”.

    ¡Polémica!: Migración venezolana ¿mitad necesidad, mitad moda?

    Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela respalda plan de retorno de emigrantes

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...