• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El mundo del narcotráfico esconde muchos secretos oscuros detrás de los cuales se encuentran muchos poderes e intereses del mundo. Sobornos, complicidad, sicariato, son algunos de los elementos que caracterizan a este negocio delictivo y así lo confirman las declaraciones de uno de los testigos del juicio de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, mejor conocido como “El Chapo” Guzmán.

    Resulta que el líder del cartel de Sinaloa en México, tenía comprados a fiscales, policías, militares y hasta a la Interpol, aseguró el jueves Jesús “El Rey” Zambada, empleado de dicha organización ilegal durante dos décadas y hermano de Ismael “Mayo” Zambada, un capo que nunca pasó un día en prisión.

    El testigo clave en el juicio que se lleva a cabo en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, relató paso a paso, durante más de cuatro horas, el nacimiento del cartel de Sinaloa y su violenta guerra con el cartel de Tijuana, así como también  cómo corrompían a las más altas esferas gubernamentales mexicanas.

    El Rey, que controlaba la actividad ilícita en Ciudad de México, contó que pagaba personalmente sobornos “principalmente al gobernador”, al comandante de la Procuraduría General de la República (PGR) en la capital mexicana, a la policía federal de caminos, que controla puentes y aeropuertos, a la policía judicial federal, a “autoridades militares” y “a Interpol también”.

    La policía incluso escoltó al Chapo en el DF cuando huía en automóvil con el Rey tras su fuga de una prisión mexicana en 2001. “Los sobornos para funcionarios en Ciudad de México eran unos 300.000 dólares por mes”, contó y agregó que también pagó una coima de 100.000 dólares al general Gilberto Toledano, a cargo del estado de Guerrero.

    El Rey relató asimismo cómo su hermano Mayo Zambada, próximo al capo Amado Carrillo Fuentes, decidió abandonar el cartel de Tijuana y asociarse al Chapo y a Juan José “Azul” Esparragoza. Los cuatro se tornarían en los mayores líderes del cartel de Sinaloa. Y cómo entraron en una violenta guerra con el cartel de Tijuana, que quería absoluto control de esa frontera, publica Panorama.

    El Chapo escuchó con atención y rostro inexpresivo el relato de su exaliado. Antes de abandonar la sala, el Rey le dirigió una tímida sonrisa. Su testimonio continuará el lunes próximo, y se espera que el contrainterrogatorio de la defensa comience esa misma tarde.

    A.L.

    (Video) Abogado del Chapo afirma que cartel sobornó a presidentes mexicanos

    Inicia juicio en EE. UU. del “Chapo” Guzmán bajo fuertes medidas de seguridad

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...