• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En la región de Chocó, al noroeste de Colombia, hay un brote infeccioso que los médicos no han logrado parar. Los afectados son de las comunidades de Unión-San Cristóbal, Taparalito y Marcial,. Aunque algunos medios reportaron 12 muertes de niños el pasado mes, en las comunidades se habla de 30 a 40.

    Lino Membora, vocero de las comunidades indígenas de Chocó, explicó que uno de los factores para que esto suceda es la lejanía de las comunidades de las cabeceras municipales y, por consiguiente, de los centros de salud.

    Todos los viajes se hacen por río, en lanchas, y los traslados se pueden demorar más de siete horas. Moverse, además, no es barato, y las comunidades no están en condiciones de pagar dichos traslados.

    El vocero también criticó el sistema de salud del departamento de Chocó, el cual, dice, no garantiza prevención de las enfermedades ni una atención oportuna y eficaz: “Tenemos la dificultad de que el sistema de salud en Chocó es precario en su atención.

     

    “No hay acciones preventivas para que estas comunidades tengan control y no hay brigadas de salud. Consideramos que el sistema y las Entidades Promotoras de Salud no están respondiendo a sus afiliados como deberían”, contó Lino.

    Según Lino, “en Istmina, uno de los municipios donde más niños enfermos se han reportado, ya se deberían haber hecho cuatro brigadas de salud en lo que llevamos del año, pero hasta el momento de la muerte de los niños no se había realizado ni una”.

    Juan Ruiz Luisa Chavarro, habitante de Istmina, opinó que “la responsabilidad de un niño es de sus papás, pero cuando a ellos no se les da las herramientas de conocimiento y práctica para lograr el bienestar de sus hijos, es difícil. No culpo a las comunidades. Ven que un niño está enfermo, pero no hacen nada porque tampoco pueden pagar un flete que les puede salir muy caro para que lleguen a un hospital y les den un acetaminofén”.

    Otro problema, de acuerdo con Lino Membora, es que hay escasez de medicamentos en la región, y que hasta el suero es difícil conseguirlo, siendo este un insumo clave para el tratamiento de la gastroenteritis.

    En las comunidades, según nos cuenta, hay personas con conocimiento en primeros auxilios, enfermería y atención médica, pero “sin una gota de medicamento” es difícil atender a los enfermos.

    Las comunidades también le habían solicitado hace dos años a la Secretaría departamental de Salud y al Ministerio de Salud la capacitación en el Sena de 96 enfermeros para los resguardos, y se llegó a mencionar la creación de 99 puntos estratégicos de atención en salud para las 460 comunidades indígenas de Chocó, pero el proyecto quedó en veremos y nunca se ejecutó.

    En el último reporte del Instituto Nacional de Salud (INS), Chocó tiene la mayor tasa de mortalidad por enfermedad diarreica aguda en niños de hasta 5 años. En este departamento, hay 27 muertes por esta enfermedad por cada 100.000 niños menores de 5 años. El promedio nacional es de 1,6.

    (Video) Más de 3.600 indígenas confinados por combates en Chocó

     

    Colombia: Nueve niños indígenas han fallecido por desnutrición en Risaralda

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...