• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Nueve poblaciones rurales, indígenas y afrodescendientes, de Urabá en el departamento Antioquia, en Colombia se encuentran en emergencia por la sequía del río Murindó que alcanzó 25 kilómetros de playa, dejando a 3.600 personas sin agua potable y sin poder salir de sus territorios  por vía fluvial. Mientras la gobernación y el gobierno nacional han hecho poco o nada para solventar esta problemática.

    En declaraciones reseñadas por el portal RCN el alcalde Jorge Maturana Úsuga confirmó que la situación de la población es crítica debido al brote de  enfermedades y la escasez de agua. Esta crisis podría  agravarse si  los habitantes en su desesperación por calmar la sed continúan consumiendo agua contaminada con mercurio.

    “Pese a la declaratoria de calamidad pública y de los reiterados llamados, la Gobernación de Antioquia aún no ha enviado ninguna ayuda. El municipio atiende la emergencia con sus limitados recursos”, señaló el alcalde quien detalló que de las 28 toneladas del líquido que llegó el mes pasado para abastecer a la comunidad, “ya no queda ni una sola gota”.

    Protesta indígena

    El portal Colombiano RCN Radio, reportó una protesta este lunes durante dos horas por parte de unos 300 indígenas que se concentraron en las instalaciones a la Alcaldía de Murindó para protestar por la falta de soluciones a la crisis humanitaria que sufren  por  la sequía de los ríos y  las altas temperaturas.

    Según declaraciones de Alberto Siniguí, uno de los líderes de la minga, entrevistado por RCN Radio,  “la manifestación se hizo de manera pacífica pero con la intención de que los habitantes de la cabecera municipal conocieran la situación humanitaria que viven en las orillas del río Murindó”.

    La protesta se convertirá  en plantón de por lo menos diez días desde el próximo viernes si las autoridades locales, departamentales o nacionales no buscan una solución efectiva a esta crisis humanitaria que sufren   estas personas que habitan a lo largo del río Murindó en el Urabá antioqueño.

    Desplazamiento

    Estos 3600 habitantes se han planteado el desplazamiento de la zona al no poder transportarse a sus lugares de destino tras la sequía del río por el que navegaban y por  donde ingresaban el agua y los alimentos a las localidades.

    El lecho del afluente se secó desde hace días  por lo que hay una crisis sanitaria en los resguardos indígenas de Guagua, Isla, Coredó y Bachidubi, así como en las poblaciones negras de Canal, Murindó Viejo, Pital, No hay como Dios y Bartolo.

    Desvío natural del cauce

    El  Río Murindó comenzó a desviarse de manera natural, a partir del evento sísmico registrado en 2007  que generó  un proceso de sedimentación que ha afectado de manera negativa la calidad y estabilidad ecológica de la Ciénaga Quesada.

    Esta ciénaga hace parte de la llanura aluvial del Río Murindó y conserva uno de los mejores ecosistemas boscosos del complejo de humedales del Atrato Medio.

    Soluciones a la crisis

    El consejero de la Organización Indígena de Antioquia y representante de las comunidades Embera Eyábida de Murindó, Alberto Siniguí Cuñapa, confirmó al portal Caracol Noticias que  ante esta situación, los pobladores podrían desplazarse a la cabecera municipal sino encuentran una solución en los próximos días.

    “Ahí están afectados tanto las comunidades indígenas como las comunidades negras, aproximadamente 1.600 habitantes. No hay agua para el consumo humano ni para lavar la ropa, ni para bañarse. Si esto demora más les va a tocar desplazarse de las comunidades”, agregó al portal colombiano.

    Se pudo conocer que  la Organización Indígena de Antioquia había enviado una solicitud a la Corporación Autónoma de Urabá (CAU) para que se adelantara el dragado del río Murindó y evitar la  crisis en caso que se produjera una sequía.

    Voceros de  las comunidades indígenas y afrodescendientes hicieron un llamado a la Gobernación de Antioquia  y a la CAU para presentar opciones que eviten el inminente desplazamiento.  En reuniones entre  la gerente Indígena de Antioquia, Llanedt Martínez y el alcalde de Murindó, Jorge Eliécer Maturana y los representantes de Corpourabá (CAU), buscan alternativas para superar la crisis.

    Lluvias, sequías e incendio

    Paradójicamente, el afluente  secó hoy por el verano,  hace días inundaba las comunidades aledañas al río Murindó por las fuertes lluvias.  Según el reporte del Instituto de Hidrología, Metereología y Estudios Ambientales, (Ideam) en la zona se prevé una fuerte temporada seca y de calor.

    Según el alcalde, Jorge Maturana Úsuga, el medio de transporte de la región es el río, por lo que la afectación no sólo genera daños ambientales sino a toda la población. Asimismo, las autoridades de Gestión del Riesgo reportaron que 54 municipios antioqueños se encuentran en alerta roja por alta probabilidad de incendios forestales en esta temporada seca en el departamento.

     

    Combates entre Ejército y ELN crean pánico en resguardo indígena de Murindó

    Emergencia por sequía en zonas rurales de Urabá

     

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...