• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Pueblos indígenas colombianos se movilizaron este lunes desde diversos puntos del país hasta Bogotá, en reclamo de seguridad en sus territorios que se ven afectados por grupos armados, informó la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).

    “Los pueblos indígenas embera dóbida, catío y wounaan del Chocó, que fueron retenidos anoche a las afueras de Bogotá”, se movilizan “en defensa de la vida y su territorio”, publicó en su red social la ONIC, que agrupa a las principales organizaciones y etnias del país.

    De acuerdo con la agencia Sputnik, la organización denuncia que el domingo, en la noche, cientos de indígenas emberas llegaron a Bogotá provenientes de Chocó y la policía no los dejó pasar del puente Jenny Garzón, más conocido como el puente de Guadua, ubicado en la localidad de Engativá del distrito 10 de la capital colombiana.

    La consejera de derechos humanos de la ONIC, Aida Quilcué, afirmó que “de manera urgente” solicitan “al Gobierno de Iván Duque y a la alcaldía de Enrique Peñalosa que brinden las garantías a los pueblos indígenas del Chocó que vienen a Bogotá. Necesitamos que muestren su voluntad de diálogo”, consigna la organización en la red social.

    Entre diciembre de 2016 y el pasado 3 de julio, un total de 65 líderes indígenas fueron asesinados en el país en medio de una ola de homicidios que también afecta a líderes sociales y defensores de derechos humanos. Estas acciones son responsabilidad de grupos armados ilegales, entre ellos paramilitares, la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional y disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

    La ONIC denuncia que la violencia ha desplazado a 5.730 indígenas desde finales de 2016, cuando se firmó el acuerdo de paz con las FARC, mientras 8.245 sufren confinamientos, 10 más fueron torturados y 25 fueron reclutados por grupos ilegales.

    Además, 21 cayeron víctimas de atentados y 161 se encuentran amenazados, indicó la ONIC. La mayoría de los casos se concentra en los departamentos de Chocó, Nariño, Cauca y Valle del Cauca (suroeste).

    La violencia contra los pueblos indígenas es producto de la defensa del territorio y del ambiente que ellos ejercen, denuncian sus organizaciones. En Colombia, a esa situación se suma el narcotráfico vinculado con grupos armados que operan en varias regiones del país.

    Indígenas Emberá asentados en Bogotá regresarán a sus resguardos

    (Video) Policía tuvo que sacar a la fuerza a indígenas que tomaron edificio Avianca

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...