• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Lamentablemente, hoy no sabemos cuántos niños, niñas y jóvenes  viven en la calle, no existen datos en Chile, que nos digan con exactitud ¿Dónde están? o ¿Cómo viven? No podemos seguir esperando.

    La última encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (CASEN), dio cuenta de una dura realidad y nos enrostró como gobierno, la enorme deuda que tiene la sociedad, con aquellas familias que se encuentran en situación de pobreza y de la alta vulnerabilidad.

    Hoy más de un millón y medio de personas que no la están pasando bien y dentro de ese millón y medio, hay más de 400 mil compatriotas, hombres, mujeres, niños y jóvenes, en situación de pobreza extrema, que por cierto, están viviendo en condiciones dramáticas, con un altísimo grado de vulnerabilidad social, en donde los ingresos no alcanzan para cubrir las necesidades más esenciales para subsistir.

    Si bien esta encuesta entrega datos importantes con respecto a los hogares en los ámbitos de educación, salud, ingresos, trabajo; es necesario conocer otros aspectos de la vida nacional y en tal sentido, los niños que viven en la calle, son una preocupación que reviste urgencia y a la que el Presidente de la República Sebastián Piñera, le ha puesto especial atención.

    Los últimos datos estadísticos que se conocen corresponden al catastro nacional realizado en el año 2011, y en tal sentido es fácil deducir que esta información está desactualizada, por consiguiente, no es un indicador válido, tampoco confiable para implementar políticas públicas que vayan en beneficio de estos niños y jóvenes.

    Consiente de esta realidad dolorosa que nos afecta, el presidente Sebastián Piñera se hace cargo de una de las 94 propuestas del Acuerdo Nacional por la Infancia y dispone que, a través del Ministerio de Desarrollo Social, se implemente con urgencia, un nuevo conteo de los niños, niñas y jóvenes que se encuentren viviendo en situación de calle, a través un Catastro, en el que tendrá participación activa el sector público, la sociedad civil y el mundo privado.

    En tal sentido es oportuno replicar el llamado del Ministro de Desarrollo Social Alfredo Moreno, quien hace presente que el Catastro Nacional es un compromiso país y que nos compete a todos, por tanto nadie puede restarse y que tanto la sociedad civil, el mundo privado y el estado juegan un rol importante en lo que viene.

    La información que se recoja en el próximo catastro nacional, permitirá a nuestro gobierno obtener información precisa  para, en el futuro, implementar políticas públicas eficientes que vayan en beneficio directo de estos niños y jóvenes, que por alguna razón que no eligieron, se encuentran en esta situación y que los hace parte del grupo de personas más vulnerables de nuestro país.

    Pero, ¿a qué llamamos “niños en situación de calle”?

    Se consideran en tal situación a aquellos que no tienen un hogar donde vivir y por tanto su residencia es algún lugar de la ciudad, es decir permanecen día y noche en la calle. También se consideran en esta misma condición a aquellos que, a pesar de tener un hogar, se pasan el día en la calle y por la noche regresan a su domicilio, situaciones ambas igualmente preocupantes y peligrosas para el presente y futuro de niños y jóvenes.

    La exposición diaria a ambientes nocivos, la ausencia de ambientes familiares protectores, el contacto con adultos que han equivocado su caminar por la vida, la riesgosa presencia cercana de sustancias de consumo altamente adictivas son un pésimo panorama para quienes se encuentran viviendo en la calle.

    El catastro nacional que se avecina debemos entenderlo como un compromiso, pero también como un gran desafío y oportunidad que no podemos ni debemos desaprovechar. Tenemos que comenzar a saldar esta deuda que nos incomoda. Aquí se requiere el apoyo y colaboración de toda la sociedad para revertir estas situaciones e iniciar el proceso de renovación en quienes no han tenido más oportunidades que la calle.

    Aquí, todos sumamos… porque Chile Lo Hacemos Todos.

    Carlos Rolack.

    Seremi de Desarrollo Social de Los Ríos

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...