• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una vez más llega a Chillán un frío que cala los huesos, una esquiva lluvia que anuncia el invierno y en algunas esquinas, carros nos despiertan el apetito de las tardes con sopaipillas con ají o las tradicionales cabritas o maní confitado. Es Chillán en Otoño.

    Pero también nos encontramos con calles llenas de hojas que durante el verano nos dieron sombra y ahora nos dicen adiós, hasta la próxima temporada (si es que el árbol soporta la poda municipal).

    El tema es que casi nadie se preocupa de recoger las hojas de su vereda. A lo más, algunos las juntan y llegada la tarde las queman, aportando al ya tan chillanejo aire de la tarde lleno de humo.

    Un llamado a no quemar, a no aportar más humo que llena nuestros pulmones y sin exagerar, llena nuestras ropas de un aroma que, a este ritmo, pronto nos causará efectos en la salud local por este tipo de contaminación atmosférica.

    Los invito a recoger las hojas y, al menos, depositarlas junto a la basura, o idealmente, en un rincón de nuestro patio para hacer una abonera, colocando capas de hojas y capas de tierra que permitan su descomposición, que luego de unos tres meses, nos dará una exquisita tierra de hojas para nuestro jardín.

    Pero esto no es todo, también podemos ver como en algunas riveras cercanas a nuestra ciudad se han realizado trabajos con maquinaria pesada para evitar inundaciones durante el invierno. Es que San Isidro a veces se acuerda de Chillán excesivamente, y en pocas horas nos deja caer varios centímetros de agua que saturan las vías de evacuación de aguas lluvia, las que muchas veces están tapadas por las acumulación de las hojas que nosotros mismos no recogimos.

    Es decir, somos parte de la solución a los problemas de humo y de inundación de nuestras calles. Y si a esto sumamos el uso de leña seca, proveniente de Bosques con un manejo forestal adecuado, nos estaremos transformando en ciudadanos consientes, activos y con la capacidad de crear en nuestra ciudad cambios que nos mejoren a [email protected] nuestra calidad de Vida, sin caer en la comodidad de decir: “que lo hagan los demás” o “no es mi problema”.

    Vivimos en una misma ciudad, respiramos el mismo aire y sufrimos cual más, cual menos, los problemas de calles inundadas, casas anegadas, atochamientos y tantos otros, que con decisión y compromiso, podremos ir superando para lograr una ciudad más humana, más comprometida y habitada por personas activas y consientes que podemos generar cambios para mejorar la Vida de nosotros, de nuestras familias y de todos.


    RICHARD PINCHEIRA AEDO,
    RUT 10.976.719-0
    COORDINADOR CHILLANACTIVO
    www.chillanactivo.cl
    FONO 09-1948483
    CHILLAN, CHILE.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...