• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La Participación Ciudadana en la gestión pública ha entrado en una fase de definiciones. La Cámara de Diputados será el foro que permitirá públicamente conocer de las opiniones y posiciones que el mundo político tenga acerca de ella.

    La indicación presentada por el Poder Ejecutivo nos entrega principios sobre los cuales el debate estará centrado y sobre lo cual podemos pensar que debería existir un acuerdo político transversal. El texto de la indicación contiene declaraciones de principio acerca de qué se entiende por Participación Ciudadana y contiene institucionalidad que hará posible la ejecución permanente y metódica de ella.
    Una de ellas es el Consejo de la Sociedad Civil. Existen numerosas experiencias que nos dan indicaciones certeras acerca del sentido y orientación que debe tener el Consejo. Lo importante de lo señalado en el proyecto de ley es que su mención forma parte de una propuesta gubernamental destinada a generalizar su existencia en la administración pública. El Consejo debe dejar de ser una iniciativa aislada tomada por la autoridad, para constituirse en instrumento institucional que marcará el sentido, la profundidad y el compromiso del órgano administrativo correspondiente para incluir la Participación Ciudadana en los procesos de diseño, ejecución y evaluación de las políticas públicas.
    Si lo que se está poniendo en la discusión pública y política es la posibilidad cierta y sincera de generar avances sustanciales en la políticas participativas, el Consejo es el instrumento que tendrá en su estructura, composición, metodología, financiamiento y atribuciones, la posibilidad de otorgarle a la Participación Ciudadana el sentido y validez que necesita para transformarse en un componente central en la determinación de la políticas públicas.
    El Consejo será por lo tanto no sólo el lugar que permitirá avanzar en las temáticas a las cuales sean convocados y que reúnan al Estado y la Sociedad Civil en esta alianza estratégica que se pretende construir, sino que sin duda será el espacio constitutivo que muestre cuál es el nivel de aceptación y de continuidad que tendrá la Participación Ciudadana.
    Ésta necesita de una columna vertebral que le de solidez y eficiencia a la gestión publica. Ella es la garantía de que las políticas públicas serán mejores y más cercanas a las personas. El Consejo de la Sociedad Civil tendrá que cumplir esa función de sostén y de estabilidad que toda política pública requiere. Su instrumentalización deberá considerar este carácter sustantivo en la política que se está presentando. El que tanto sociedad civil como Estado asuman co-responsablemente este desafío determinará de buena manera el éxito del camino participativo en el cual se está avanzando.

    Carlos Zanzi

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...