• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    “Una verdad a medias será (tarde o temprano) una mentira completa.”

    “Quien conjuga la verdad con la falsedad tarde o temprano evidencia la mentira completa.”

    Hay muchas formas de faltar a la verdad, una de las más comunes es no echar el cuento completo como debe ser.

    Lamentablemente el ex embajador de Chile en Venezuela, Pedro Felipe Ramírez, da una tendenciosa entrevista en La Tercera con la que tristemente se suma a la campaña de mentiras construidas en base a tergiversaciones, falsedades y verdades a medias con las que se configura la embrutecedora propaganda contra el gobierno venezolano.

    La propaganda ha sido tan intensa y repetitiva que ha logrado instalar ideas muy arraigadas y muy distorsionadas en el imaginario colectivo de gran parte de la opinión pública chilena y mundial en torno a la difícil situación económica que se vive en Venezuela.

    Esta opinión pública se ha modelado mediáticamente en base a la manipulación de las emociones con el discurso de la “crisis humanitaria” y la “tragedia” venezolana.

    Se ha construido una opinión mediática y emocionalmente condicionada sobre Venezuela; sobre todo en relación a las responsabilidades de la difícil situación. Se ha condicionado para culpar automáticamente, sin mediación de la reflexión ni la razón, al Presidente Maduro de todo lo que pasa, y hasta de lo que no pasa. El condicionamiento ha llegado al punto de generar fuertes sentimientos de rechazo con tintes de odio y desprecio.

    Ni los medios de comunicación ni nuestro ex embajador hablan de los responsables políticos de las duras sanciones económicas que perjudican primera y principalmente al pueblo venezolano ya que van dirigidas a impedir que el gobierno pueda comprar alimentos, medicinas y repuestos.

    Sin mayores análisis, toda la campaña esta orquestada para culpar automáticamente de todo al gobierno. Pedro Felipe ahora es parte de la orquesta. Durante la entrevista se emociona al punto de llorar al describir situaciones dolorosas, no califico la sinceridad o no de sus emociones; lo que llama la atención es que no analice el origen del problema como correspondería a un político con su trayectoria e historia. Más llamativo aún es que llame perseguidos políticos a los líderes opositores que viajan por el mundo pidiendo más y más sanciones económicas con las cuales empeoran más la delicada situación que el mismo describe.

    En su entrevista deja de explicar tantas cosas, tantos factores, tantas realidades que ayudarían a comprender mucho mejor el escenario y el contexto en el que se encuentra Venezuela. ¿Por qué?

    Pedro viene de ser uno de los protagonistas de la Unidad Popular, fue testigo de las políticas desestabilizadoras que le aplicaron al gobierno de Salvador Allende, políticas desestabilizadoras muy similares a las que actualmente están aplicando en Venezuela.

    Por tanto resulta por lo menos sospechoso que simplemente pase olímpicamente de hablar de realidades innegables como la ‘guerra económica’; un factor crucial para explicar y entender la crisis económica que actualmente vivimos.

    Por qué no dice nada de los poderosos intereses económicos que durante la Unidad Popular deliberadamente hicieron “chillar la economía chilena” como descaradamente propuso hacer el propio Richard Nixon. Son los mismos intereses que hoy tienen bloqueada financiera y comercialmente a Venezuela, con sanciones económicas firmadas de puño y letra por el psicópata de Trump.

    El ex embajador calla sobre la híper inflación inducida; una brutal e inexplicable escalada de precios sin justificación económica real. La única razón de los desorbitantes precios es política, es una distinción económica diseñada para generar descontento social al destruir el poder adquisitivo del pueblo venezolano. Buscan empobrecer y hambrear para crear caos y desestabilización; pero no, para nuestro ex embajador el problema es “la indolencia del gobierno de Maduro” ante la situación.

    Por otro lado se le olvida que se han construido 2 millones de viviendas, en su mayoría construidas en tiempos de crisis, la cual es originada en gran parte (aunque se lo olvide o no lo quiera decir), por los muy bajos precios del petróleo, precios con los que ha tenido que maniobrar Nicolás Maduro desde el inicio de su mandato.

    Aun así, con esta difícil situación económica se mantiene un alto porcentaje del PIB dirigido a la inversión social, (“gasto social” dirían en lenguaje neoliberal), es decir, el porcentaje del PIB dirigido a los planes sociales, a la salud, a la educación, a la cultura, a la construcción de viviendas, etc..

    Pero no, para Pedro todo es indolencia y corrupción. Tira la piedra y esconde la mano al decir: “para que hablar de los niveles de corrupción”. Aquí no la negamos, desgraciadamente existe y hace mucho daño. Es un elemento tremendamente maligno y que opera directamente a favor de la guerra económica, razón por la cual se le está combatiendo fuertemente en los sectores económicos estratégicos: actualmente hay más de 60 altos gerentes de la petrolera estatal PDVSA tras las rejas; a los que cooperan con la justicia se le da derecho a casa por cárcel.

    El mismo día que se escriben estas líneas, fueron detenidas dos altas funcionarias del Estado Bolívar, (el más grande y rico del país), por vender ilegalmente la comida y las medicinas que el gobierno subsidia para paliar los efectos de la crisis económica.

    Sin duda hay mucha corrupción, pero ¿acaso en Chile no? Nuestro ex embajador finge demencia y no habla nada de la alta corrupción del gobierno que representaba, nada dice de Soquimich y tantos, pero tantos otros casos sonados, mas no condenados. Nada dice de la corrupción legalizada; ya que por Ley en Chile los militares se llevan el 10% de las ganancias CODELCO, la más grande empresa estatal de Cobre del mundo. Miles de millones de dólares se han llevado por esa “ley” que ningún gobierno ha querido (o se ha atrevido) a derogar.

    Por último, habla que Venezuela es una dictadura, ese cliché mediático que no resiste análisis. Por ejemplo, como si nada se olvidaron las 3 elecciones que se celebraron el año pasado, elecciones con altos niveles de participación ciudadana y sin haya hasta el momento alguna evidencia seria de fraude. Peor aún, ahora y desde ya le da por cantar fraude ante la próxima elección presidencial.. La lógica, el sentido común y la norma dicen que se canta fraude (con pruebas en mano) después de celebrada una elección. Muy insólito e irresponsable es que lo haga antes.

    Así las cosas con la entrevista del ex embajador Pedro Felipe Ramírez, la cual es un aporte más a la grotesca propaganda mediática contra Venezuela con la que se construye una “opinión pública” moldeada mediáticamente.

     

    .

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...