• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.


    Esta es la puntica del iceberguico, no más. Sucede que en un pequeño pueblecico de la nueva provincia del Ranco, en el Sur, que es tan bonico, señora, usted sabe, con todos esos arbolicos y cuestiones, y con algunos clandestinicos para que su marido se copetee sin que lo cachen los paquicos ni los vecinos, digo, volviendo al temica, que los niñicos tienen que ir a la escuelica. Para eso tienen por lo general que ponerse uniformico. Pues eso: algunas iñoras alegan, pero para calladico, que los uniformicos de marricas les salen re carísimo, porque los colegicos acotan que a los niñicos sólo les sirve el que ellos dicen. Todo andaría okay, pero esos colegicos tienen unos sostenedorcicos y sostenedorcicas- Y estas gentecicas tienen unos amiguicos, que a su vez tienen tiendicas. O tiendecicas. En que venden uniformicos. Son muy especiales, y los cabricos se ven re bonicos cuando se los ponen.

    Además, son bien cariísimos.

    Parece que no se puede ir a comprarlos en otra partecica. Sólo en la que señala el sostenedorcico, o la sostenedorcica. Y la partecica en cuestión cobra lo que se le cantica. Si el cabro chico, es decir, su mamá o su papacico, no lo compra, o compra otro más barato, no lo dejan entrar en la escuelica y se jodico. Para resumir, y antes de poner al pollo Fuentes (o a Raphael, que a usted le gusta tantico), los papacicos en cuestión están cagadicos.

    Parece que lo peor es que cuando estas mamacicas o papacicos quieren alegar, les entra miedo, porque el dueño de la tiendecica le va a contar al sostenedorcico, y este sostenedorcico va a echar al cabro chico. Por eso, todo el mundo se queda calladico y santas pascuas. Quiero decir, pascuicas. A una de estas maus se le ocurrió ir a alegar en la radico. Pero el locutorcico le dijo que no se podía, porque el dueño de la tiendecica era el que le auspiciaba el programica.

    Así que se jodieron todos, y ahora voy a poner a Wagner,, con güeás. Quiero decir, güeaícas.

    En el estilico de Pablico Aguilerica


    nrs

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...