• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La exportación de quiltros chilenos destinados a las  más variadas áreas comerciales, tuvo el año pasado una evolución espectacular, gracias a la hidalguía  con que estos canes chilensis hacen patria en tres continentes. A la luz de los datos proporcionados por la Cámara de Comercio de Santiago, los quiltros chilenos aportaron en el período1999 – 2006 tres millones de dólares, con un aumento del 139 % respecto al período anterior.

    No se trata en absoluto de los finos mastines que se pueden encontrar en los lujosos criaderos nacionales, o que  cada semana asisten a las cursis peluquerías del sector alto de la capital. El milagro económico está a cargo, ahora, de esta singular pléyade de  perros con patas cortas, cráneos megamorfos, colas largas,  y en suma, miembros francamente desproporcionados que todos conocemos.

    Con un casi nulo concepto de Dios, patria y familia estos Quiltros se han ido convirtiendo paso a paso,  en carta fija a la hora de aumentar los ingresos nacionales por exportaciones no tradicionales. Y es que, gracias a su gran rendimiento en  labores sementales para mejorar los canódromos europeos o su empleo en faenas anti minas en la ex Yugoeslavia, los queridos y aguerridos quiltros nacionales han demostrado que están en condiciones de escribir una decisiva  página en la historia de la evolución del reino animal.

    De los 6 mil quiltros lustrosos vendidos en el período señalado, un tercio hizo maletas para engrosar las huestes del porno zoofílico en  islas Canarias, 2 mil disfrutan del sol en Panamá donde se desempeñan como estibadores en el famoso canal y el resto prefiere ser encargados de seguridad en los más connotados prostíbulos de Hamburgo.

    Según Hans Dietrich Huenchulef, presidente de la “Asociación de Criadores de Quiltros Chilenos” el principal  papel jugado en el exterior por sus fieros dogos es como “razeador”, es decir, un ejemplar utilizado en otros países para mejorar la raza de los ejemplares locales.

    “El ejemplar que  conseguimos en Chile tiene una tradición de más de 500 años de lujuria. Esta raza, se conoce desde aquella noche en que los caballos de Diego de Almagro  fueron sodomizados en La Serena por los perros que los Diaguitas mantenían amarrados”, acota el presidente de la asociación.

    Una importante cliente en 2007, fue la sexóloga germana Marta Streider. Adquirió, más de 800 quiltros como apoyo al programa estatal contra el climaterio que lidera y con el cual ayuda a miles de jefas de hogar de la baja Sajonia.

    En Arica, ciudad donde se culmina el ensamblaje de los quiltros para exportación, la doctora pudo constatar todo el proceso gracias al cual se obtienen perros cabezones, patas cortas, peludos, “cola de huarén”, “hocico cajón”, chicos, catetes y “puntudos”.

    El quiltro obtenido al final de la cadena,  no hizo vacilar a la facultativa  alemana a la hora de firmar la factura por los canes requeridos para sus terapias.

    El éxito sexual que han alcanzado estos fieros mastines de cola pelada en el viejo mundo, parece tener una explicación para el siquiatra de la ex CNI,  Valentín Trujillo Walters.  “Si comprendemos que en Europa lo que domina la vida sexual de los individuos en edad fértil es una,  anti natura e interminable,  variedad de adminículos ortopédicos que protagonizan el coito, es fácil comprender el rol que han llegado a desempeñar los perros chilenos.  En cada hogar del primer mundo, nuestros quiltros han ayudado a  recuperar,  gracias a ese interminable y vergonzoso desenfreno que les caracteriza, cómo era el viejo y querido polvo”, especifica el facultativo mientras observa sus hectáreas en Villa Baviera.

    Así que ya lo sabe, la próxima vez que sorprenda a un quiltro lustroso  chileno ultrajando audazmente a su fina cocker o poodle, no reaccione con el consabido recurso del balde de agua fría. Piense mejor, en  los enormes potenciales económicos que para nuestro país estos fieros mastines representan.

    El mundo entero, es testigo cómo nuestro pequeño país se esfuerza hoy por diversificar sus negocios con la aldea global. El quiltro chileno, ese “gañán del sexo” como lo denominara Francisco Antonio Encina, es el  ejemplo más notorio de que con ingenio, audacia y dejando de lado el pudor, podremos recibir  nuestro segundo bicenteneario seguros de ser la primera nación exportadora de canes promiscuos del orbe.

    Rodrigo Joaco Quintana

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...