• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El modelo venezolano de vía al socialismo enfocado hacia la paz, la integración y en estrecha unidad del pueblo con sus fuerzas armadas constituye, hoy por hoy, un poderoso ejemplo de libertad, independencia y democracia para los pueblos latinoamericanos, caribeños, africanos, asiáticos e incluso europeos. Si así no fuera, el gobierno de los EE. UU. no invertiría diariamente millones de dólares en tratar de derrocar y “cambiar el régimen” que lidera el obrero Nicolás Maduro, ratificado en su cargo por el pueblo venezolano el pasado 20 de mayo y juramentado esta día 10 de enero ante el Ttribunal Supremo de Justicia de Venezuela, según lo establece la Constitución.

    Para los intereses expansionistas y dominadores del Estado Profundo y del gobierno de Donald Trump de EE. UU., la Revolución Bolivariana ha llegado a un nivel de desarrollo propio que debe ser detenida a toda costa pues se ha convertido en un potente modelo de ejercicio del poder popular, solidario con otros pueblos y de democracia participativa y protagónica que va resolviendo los problemas sociales, económicos y políticos que en otros países aquejan a sus sociedades y no tienen solución dentro del esquema capitalista que allí impera.

    De allí que desde todos los espacios políticos del mundo surjan fuerzas políticas que con sus declaraciones expresan la solidaridad con el gobierno de Nicolás Maduro Moros, ese joven obrero que ha ganado las dos últimas elecciones en Venezuela y continúa transformando las estructuras anquilosadas y avasallantes del capitalismo rentista y dependiente que impusieron los anteriores gobiernos hasta 1998 en que el último fue vencido en las urnas por el entonces Coronel Hugo Chávez Frías, hoy convertido en el Comandante Supremo de la Revolución y paradigma liberador con un legado rico en ideas, teorías políticas, visiones filosóficas relevantes, estrategias de emancipación invencibles y evidencias éticas de gran significado revolucionario.

    Por ello, se transcribe a continuación uno de los documentos emitidos este viernes 11 de enero donde se manifiesta ese tipo de expresiones colectivas que colocan en su lugar a esos gobiernos entreguistas y temerosos ante el imperio, autodenominados Grupo de Lima que pretenden cumplir con las órdenes de EE. UU. desestructurando el proceso de integración latinoamericano y caribeño que tantas esperanzas levantó en los pueblos y tratando de disminuir el potencial de Venezuela, la que con su política exterior de solidaridad inició una nueva etapa de independencia y soberanía junto a otros gobiernos progresistas de la región y de otras partes del mundo.

    La declaración de los miembros de la Tricontinental de las Relaciones Internacionales y la Solidaridad (TRISOL) y el movimiento social de los Corresponsales Voluntarios del Pueblo (CVP) es una denuncia necesaria que se hace para prevenir a todos los pueblos del mundo del peligro continental que están creando las oligarquías de esos países.

    Declaración de la Tricontinental de las Relaciones Internacionales y la Solidaridad (TRISOL) y de los Corresponsales Voluntarios del Pueblo (CVP)

    EN DEFENSA DE NUESTRA AMERICA Y CONTRA EL CARTEL DE LA INFAMIA

    Hoy la humanidad enfrenta muchos retos, entre ellos, el desafío impuesto por aquellos gobiernos surgidos de procesos políticos pseudodemocráticos ya que en ellos se articularon operaciones oligárquicas, mediáticas y gansteriles como condicionantes de actos preelectorales, electorales y postelectorales, cada uno de ellos con objetivos forzosamente legitimadores de los candidatos por elegir o presidentes ya electos, como por ejemplo los “mandatarios” del autodenominado Grupo de Lima integrado por los gobernantes de Argentina,  Brasil, Costa Rica, Chile, Guatemala, Honduras, Paraguay, Perú y Santa Lucía quienes con saña, odio y violadores de los principios y normas del derecho internacional público se han plegado a los intereses, vicios y conductas imperialistas del gobierno racista de Donald Trump, al declararse partidarios y actuar en consonancia con las órdenes del Pentágono y la Casa Blanca estadounidenses para tratar de provocar en Venezuela una guerra civil creyendo que dada la polarización política, existente en el país suramericano, el conflicto provocaría una gran crisis humanitaria y la necesidad de una intervención internacional armada de quien se ha declarado disponible para ello, como es el Comando Sur de los EE.UU que por poseer armas nucleares cree poder amedrentar o atemorizar al pueblo venezolano para que este abandone su voluntad independentista, soberana y de transformaciones revolucionarias, de manera que los pueblos de la región no sigan su ejemplo emancipador firme y combativo.

    Por todo ello, la asociación civil Tricontinental de las Relaciones Internacionales y la Solidaridad (TRISOL) y el movimiento de Corresponsales Voluntarios del Pueblo (CVP), integrados por trabajadores y trabajadoras de diversas profesiones de Venezuela y de otros pueblos solidarios, amantes de la paz y de las relaciones de hermandad, con la responsabilidad social que está fijada en sus Estatutos, expresa la más tajante condena a la belicista conducta internacional del Grupo de Lima o Cartel de la Infamia, que tras un lenguaje demagógico y juicios falaces pretenden engañar a sus pueblos y frustrarles sus esperanzas creadas con los avances sociales venezolanos. Además, este deshonroso grupo de gobiernos pretenden justificar, al estilo de la doctrina Monroe, su traición a los principios, políticas y proyectos integracionistas, tanto de Unasur como de Celac, lo cual es otro de los objetivos del gobierno imperialista de Trump dirigido a “dividir para vencer” que significa, en el siglo XXI, la pretendida apropiación de los recursos no renovables y renovables, tanto de Venezuela como de Brasil, Colombia, Ecuador, Bolivia, así como de todos aquellas naciones que han firmado los onerosos Tratados de Libre Comercio con EE.UU e integran el Cartel de Lima.

    TRISOL manifiesta a los pueblos del mundo la más absoluta convicción de que todos los intentos del imperio y sus lacayos infames por detener la marcha victoriosa de la Revolución Bolivariana concluirán en un fracaso y que si osasen sus ejércitos en operaciones coordinadas con el Comando Sur de EE.UU invadir a Venezuela, los pueblos latinoamericanos y caribeños se unirán “como está la plata en las raíces de los Andes” para barrer de esta región a los traidores gobiernos que se han  atrevido a tratar de despojar de territorios al pueblo venezolano y agredirlo militarmente. Al mismo tiempo, los pueblos se dispondrían a ocupar las fábricas, empresas agropecuarias e industrias estadounidenses que durante años han arrebatado, con la explotación capitalista, millones de vidas de nuestros pueblos o mantenidos en la ignorancia y pobreza a millones de latinoamericanos y caribeños que hoy son invisibilizados por las mismas megacorporaciones mediáticas que con mentiras tratan de enemistar y predisponer malvadamente a las sociedades de este planeta contra Venezuela.

    La maldad y desespero con que actúa el infame Grupo de Lima es una clara muestra de la tendencia histórica retrógrada que representa y que está condenada, una vez más al fracaso, ante un gobierno Bolivariano que ha mostrado sus grandes avances sociales al poder construir y darle vivienda nueva en condiciones  excepcionales de compensación y de urbanización a más de 2 millones 500 mil familias, que representan aproximadamente entre el 20 y 25% de la población venezolana. ¿Qué gobierno de los que conspiran contra Venezuela ha logrado semejante hazaña en solo siete años? ¿Cuál de esos gobiernos ha garantizado una seguridad social tan eficaz como la que disfrutan los y las trabajadoras de Venezuela, a pesar de estar bloqueada por el gobierno de EE. UU. con sus tentáculos imperiales? Respaldadas todas esas aseveraciones con datos de organismos especializados internacionales.

    Si la calidad de vivienda y habitat para más de 6 millones de personas beneficiadas con casa nueva, se comprende en su sentido más integral, tanto por lo que ellas significan en personas con empleos o por el consumo de insumos, productos o equipos del hogar para abastecer las casas, o como por lo que significan para los integrantes de esas familias las decenas de macroproyectos en materia educativa básica, media y universitaria, o del área de la atención médica básica gratuita, vía las misiones Barrio Adentro o por el Seguro Social, para los treinta millones de ciudadanos y ciudadanas que residen en Venezuela, se tendría un diagnóstico y evaluación más adecuados de la situación social que disfruta el pueblo y que trata de ser afectada por el plan intervencionista ejecutado por los últimos dos mandatarios estadounidenses: Barack Obama y Donald Trump.

    En ese sentido, TRISOL y los CVP reconocen el liderazgo popular del Presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros, para poder lograr todo lo antes dicho, recordando además que fue electo el 20 de mayo de 2018 en un proceso totalmente democrático y automatizado, y por un por ciento de votantes superior al porcentaje que obtuvieron los gobernantes del grupo de Lima y el propio presidente de los EE.UU en sus elecciones; y se felicita a Maduro por su nueva juramentación, efectuada este 10 de enero ante el Tribunal Supremo de Justicia, para iniciar el nuevo mandato constitucional 2019-2025, período en el cual todos los logros educativos, en salud, deporte, cultura, transformación económica, financiera, monetaria y bancaria, estamos seguros se multiplicarán, porque reconocemos que Maduro es garantía de firmeza en los fines y las estrategias en beneficio del pueblo, el que cada día se organiza mejor y comprende mucho más cómo se puede ir construyendo el socialismo en paz, prosperidad y con felicidad.

    Ninguna conquista del pueblo de Venezuela, lograda con sus líderes Hugo Chávez, sembrado en la gloria,  y Nicolás Maduro organizando y dirigiendo la sociedad, en plena unidad cívico-militar, será arrebatada por ningún infame gobernante del Cartel de Lima o de EE.UU. Ningún principio revolucionario será abandonado por más potente que sea la amenaza y ningún bolivariano dejará de defender su Patria, hasta la última gota de sangre en la Guerra de Todo el Pueblo, mientras una bota invasora mancille nuestra tierra.

    Por Ernesto Wong Maestre (*)

     

     

     

     

     

     

     

    INDEPENDENCIA Y PATRIA SOCIALISTA

    VIVIREMOS Y VENCEREMOS

    Miembros de TRISOL y del Movimiento CVP

    11 de enero de 2019

    COMUNICACIONES

    TRISOL

    Email: [email protected]

    Blog: https://trisoldelalba.blogspot.com

    CVP

    Email: [email protected]

    Blog: https://corresponsalesvoluntarios.blogspot.com

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...