• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La política de represalias, sanciones, injerencista y unilateral que han caracterizado e lo largo de la historia a los gobiernos de Estados Unidos (EE. UU.), representan hoy en día uno de los grandes desafíos a los que se enfrentan los países miembro de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

    “El unilateralismo, represalias y sanciones que caracterizan a EE. UU. ante su derecho al veto, plantean enormes desafíos y amenazas dentro de la ONU“, así lo aseguró este miércoles el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

    En el marco de la 73° Asamblea General de Naciones Unidas que se realiza en Nueva York, alertó sobre la expansión del hegemonismo, los constantes intentos de aplicar golpes suaves y las intenciones de ejecutar intervenciones militares en países soberanos de América Latina y el Caribe.

    Denunció que la actual administración estadounidense liderada por Donald Trump, inició un nuevo despliegue de política hegemónica a través de la Doctrina Monroe en la región, atacando con proclamas imperialistas a gobiernos como el de la República Bolivariana de Venezuela.

    En este sentido, el primer Mandatario cubano reiteró “nuestro absoluto respaldo a la Revolución Bolivariana” y rechazó los “intentos de intervención” a la nación, así como también las pretensiones desestabilizadoras en la República de Nicaragua.

    Asimismo, aprovechó la oportunidad para repudiar el encarcelamiento con fines políticos del ex presidente de la República Federativa de Brasil, Luis Ignacio Lula da Silva.

    El jefe de Estado, igualmente, se pronunció en contra de las sanciones aplicadas por la nación norteamericana contra China, Irán, Turquía y países de la Unión Europea. Además condenó la inestabilidad política y la guerra que actualmente afectan a los pueblos de Siria, Palestina, Afganistán, entre otros.

    Enfatizó que la pobreza, el hambre, el analfabetismo, la falta de acceso a servicios básicos son realidades que “no son fruto del socialismo”, sino “consecuencia del capitalismo, especialmente del imperialismo y el neoliberalismo; del egoísmo y la exclusión que acompaña a ese sistema, y de un paradigma económico, político, social y cultural que privilegia la acumulación de riqueza en pocas manos a costa de la explotación y miseria de las grandes mayorías. El capitalismo afianzó el colonialismo“.

    “Queremos un mundo sin intervencionismos, sin ultraje a la soberanía de cada país (…) El cambio generacional en nuestro Gobierno no debe ilusionar a los adversarios de la revolución. Somos la continuidad, no la ruptura. La Revolución Cubana se mantiene fiel a sus principios”, finalizó.

    Otras noticias de interés

    Iván Duque exige una respuesta global para acabar con el “indignante y trágico éxodo de venezolanos”

    Presidente de Panamá: Éxodo migratorio y crisis humanitaria en Venezuela es un reto para la ONU

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...