• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El gran poeta , ensayista, editor, crítico, conductor de televisión, académico, funcionario mexicano y premio Nobel de Literatura 1990, Octavio Paz, de quien este 19 de abril se conmemoran 20 años de su partida física, fue uno de los más importantes escritores del siglo XX.

    Su versatilidad en la literatura lo llevó a escribir en géneros como la poesía, ensayos y traducciones, en una diversidad de estilos bastante influenciados por el surrealismo, pero en ocasiones más cerca del neomodernismo y del existencialismo, siendo  el inconformismo uno de los temas más recurrentes en su obra.

    El máximo galardón de las letras, el Premio Nobel de Literatura, otorgado por la Academia Sueca fue concedido a Octavio Paz en 1990, según anunció el jurado por  “la apasionada obra literaria de amplios horizontes, moldeada por una inteligencia sensual y un humanismo íntegro”. Este premio fue el primero en entregarse a un escritor mexicano.

    El autor también fue un destacado miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y se le considera una de las figuras más emblemáticas de la institución. Además, impartió clases en las universidades de Cambridge y Harvard.

    Octavio Paz Lozano nació el 31 de marzo de 1914. Algunas de sus obras importantes son El laberinto de la Soledad, Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe en el género de ensayos, y en poemas se destacó con textos como Libertad Bajo Palabra, Salamandra, Ladera Este,  Árbol adentro, El fuego de cada día, El arco y la lira, Las peras del olmo, Corriente alterna y Posdata, entre otros.

    El 19 de abril de 1998, Octavio Paz  murió en la Ciudad de México a los 84 años de edad a causa de cáncer y flebitis. Sus restos fueron velados en el Palacio Nacional de Bellas Artes.

    A su funeral asistieron más de medio millar de personas. El protocolo estuvo presidido por el entonces presidente de México, Ernesto Zedillo Ponce de León.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...