• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Ni LeBron James en estado puro fue capaz de superar el despliegue defensivo de los Celtics de Boston que por segundo juego consecutivo redujeron la ofensiva de los Cavaliers de Cleveland a menos de cien puntos para llevarse la victoria 108-83 y dejar a su favor 2-0 la serie final de la Conferencia Este de la NBA.

    ¿Cómo es posible que el King James anotara 42 puntos en este segundo juego, 21 de ellos en el primer cuarto, y aún así los Cavs sufrieran una segunda derrota consecutiva en el Boston Garden?

    Defensa desplegada

    Si en el primer juego la estrategia de Boston fue anular a LeBron, en el segundo desafío el énfasis defensivo se puso en reducir la efectividad del resto de los jugadores de los Cavs.

    A diferencia del primer juego en el que la rotación defensiva sobre LeBron apenas le permitió convertir cinco puntos en el primer cuarto y 15 en total, esta vez el King se tomó el partido para él. 

    En otra demostración de su poderío ofensivo, LeBron anotó 21 puntos en el primer cuarto, convirtiendo cuatro de siete triples, pero su temible puntería apenas le sirvió a Cleveland para ganar ese primer cuarto por cuatro puntos 27-23.

    Ante la imposibilidad de controlar a LeBron, el coach de Boston, Brad Stevens, desplegó una defensa zonal, del manual de la NCAA, para impedir que Tristan Thompson, JR Smith, George Hill y Kyle Korver pudieran tomar lanzamientos de alto porcentaje de efectividad o recibir habilitaciones de LeBron con pases abiertos o en el poste bajo.

    Las estadísticas finales reflejan el éxito de esta defensa mixta de uno contra uno en zona. Kevin Love anotó 22 puntos y Kyle Korver 11, pero el resto fueron borrados de la cancha.

    Ofensiva repartida

    A diferencia de Cleveland que cargó todo el peso de su ataque en LeBron, los Celtics volvieron a repartir las cargas, mostrado la eficiencia de su juego colectivo.

    Seis de sus jugadores llegaron a dos dígitos en anotaciones. Jayley Brown volvió a encabezar el ataque con 23 puntos, seguido por el base armador Terry Rozier implacable en los contragolpes con 18 puntos. el dominicano Al Horford con 15 puntos y 4 asistencias, Marcus Morris 12, el novato Jayson Tatum 11 y Marcus Smart 11 con nueve asistencias.

    Contra la pared

    Después de estas dos derrotas, LeBron y los Cavs están contra las cuerdas, porque Boston conservó la ventaja de su localía y marcha invicto en la postemporada en el Garden con récord de 9-0. 

    Pero LeBron James es LeBron James y todavía tiene la última palabra. Ya pudo remontar una desventaja de 2-0 en las finales de Conferencia ante Detroit Pistons y en 2016 regresó de una desventaja de 1-3 para ganar la final de la NBA a los Warriors de Golden State.  

    Fuera del Garden, Boston exhibe marca de 1-4 por lo que Cleveland aún tiene margen de maniobra, siempre y cuando el resto del equipo acompañe la notable producción del King James.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...