• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Desde que la Concertación llegó al poder en 1990 nunca se ha preocupado de generar una política de Estado para la práctica del deporte; más bien, los entes que lo han regulado, como la DIGEDER y Chile Deportes, suelen responder a cuoteos políticos, colocando a personas sin una trayectoria deportiva reconocida a nivel nacional.

    Lo peor es que estas dos entidades han estado marcadas por el escándalo y la corrupción, más que por sus beneficios a favor del deporte nacional. Recordemos precisamente que el primer escándalo de corrupción estalló en la desprestigiada DIGEDER, el año 1993, cuando el director nacional era el DC Iván Navarro; en aquella oportunidad se detectaron irregularidades por un monto superior a los $500 millones, de los cuales nunca nadie dio una explicación.
    Para el comentarista deportivo, Mauricio Israel, “fue una sinvergüenzura, mejor devuélvanle la plata a los deportistas”. Israel cuenta que él mismo se dedicó a reunir firmas para entregar al ex presidente, Patricio Aylwin, para que se creara un Ministerio del Deporte; pero la respuesta del ex mandatario habría sido que no era prioridad de su Gobierno dicho ministerio.
    En tanto, para el senador de RN por la décima región norte, Andrés Allamand, Chile Deportes es “el Chile Recortes, porque a los que menos plata precisamente les llega es a los propios deportistas”. El parlamentario, quien ha sido extremadamente duro con este organismo, piensa que se tocó fondo.
    Mientras que en medio del escándalo por corrupción, el diputado de RN, Nicolás Monkeberk, denunció la falsedad del título profesional que exhibía la directora nacional del Chile Deportes, Catalina Depassier, a quien no le quedó otra que renunciar a su cargo, por lo que se nombró en forma interina a Ernesto Velasco. De inmediato se levantaron voces, como la del diputado PS Fidel Espinosa, quien opina que el cargo debe ser ocupado por un hombre con trayectoria en el deporte, como Carlos Cazely o Elías Figueroa.
    Recordemos que la única persona que ocupó este cargo con trayectoria deportiva, fue el ex DT de la Roja, Arturo Salah, luego de quien se volvió a lo mismo de siempre: el cuoteo político. Para el diputado UDI Darío Paya, este es un cargo que debiera ser técnico y no político, y Ernesto Velasco “es el rey del trafico de influencias”; incluso se le vincula una relación amorosa con Depassier, según versiones de prensa, situación que fue negada de plano por el aludido.
    Finalmente se espera que en esta oportunidad se conozca la verdad y no se tape el escándalo, como en el’93.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...