• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Se llama Tesapara y vivió un tiempo en la calle, pero ahora goza de fama como cualquier estrella del fútbol, en su caso particular, con el club 2 de Mayo, que milita en la Segunda División del campeonato paraguayo y tiene sede en la ciudad de Pedro Juan Caballero.

    Carlos Jara Saguier, el nuevo entrenador del equipo, es quien la “contrató” como su asistente. Si bien no existe un documento que la certifique como miembro oficial del club, hay un acuerdo tácito entre las partes y hasta la conocen en otros clubes.

    Su nombre lo escogieron los jugadores, y se debe al color cambiante de sus ojos. En la mañana son de color celeste y por la tarde-noche se empieza a abrir su retina, aparece el iris y cambia de color. En un principio creyeron que era una perra ciega.

    Tesapara acompaña al entrenador done quiera que éste vaya. De hecho, permanece en el área técnica durante los partidos y asiste a los entrenamientos, donde imita los ejercicios que practican los jugadores.

    “Cuando hacen estiramientos ella se acuesta y trata de imitar los movimientos. Creo que para ella ya es una costumbre ver a los jugadores trabajar”, explica el entrenador.

    Según cuenta Saguier, toda la historia comenzó cuando le invitó un pedazo de empanada y “desde ese día, cada vez que llego para trabajar, ella me recibe y ya no se despega de mí“.

    “Se dice que sienten la vibra de la gente. A mí no me molesta su presencia, la dejo que esté con nosotros hasta en la práctica”, destaca.

    Para él, “Tesapara es la guardiana del club”, porque “cuando los portones se cierran es fiera, de día es amigable, muy accesible (…) Cuando se pega a mí no quiere que nadie la quite de mi lado. Ahí está, es mi compañera, ya nos acostumbramos”.

    Para los miembros del club, la perrita es conocida, respetada y se ha convertido en un “amuleto de la suerte”, pues han alcanzado el tercer puesto en la clasificación de la Segunda División, compartiendo la misma cantidad de puntos con Sportivo San Lorenzo, que ocupa la segunda plaza.

    “A veces entra, cuando pasa conmigo ya no permite que la saquen de mi lado, los amenaza con un gruñido. Si la atajan antes los muchachos parece que se queda en las gradas. La conocen todos, es muy dócil, muy amigable”, comenta el entrenador.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...