• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El sueño de cualquier futbolista, en especial de los niños y jóvenes, a parte de lograr vestir los colores de la su selección, es jugar profesionalmente con un equipo grande, los cuales en este momento están en Europa, debido a la cantidad de recursos económicos y mediáticos que tienen a disposición.

    Esto hace que muchos prospectos del balompié en Amércia Latina pongan su mirada fija al otro lado del Atlántico, aunque realmente sean muy pocos quienes puedan lograrlo. Pero ¿Qué sucede cuándo ese sueño es recreado como una fantasía, una puesta en escena?

    Dionicio Farid Rodríguez es un mexicano quien decidió que era jugador de la Juventud de Turín, equipo de la Serie A de Italia, y uno de los equipos más nombrados en la actualidad.

    El joven “futbolista” pasó de ser un desconocido para convertirse en un ídolo en su país, donde los medios de comunicación lo veían como una prometedora estrella que pronto figuraría con el “Tri”en distintos eventos internacionales.

    Los medios mexicanos le dedicaron grandes reportajes, en los cuales se reflejaba como el equipo italiano lo había incorporado a sus filas, luego de que descubrieran su “talento” cuando este estaba en Estados Unidos para jugar en la Liga Profesional de ese país , la MLS.

    Desde allí comenzaría una “prometedora carrera” en las filiales del equipo de Turín, donde jugaba como defensa central y había marcado 10 goles.

    Todo esto, además, respladado por sus redes sociales. Su cuenta Instagram llegaría a tener unos 16 mil seguidores; suficiente evidencia para que este “talento futbolístico” pudiera firmar algunos autografos y dar charlas para contar “su experiencia”.

    Sin embargo, todo esto, que está muy bien sustentado, formaba parte de una estafa promovida por el mismo joven de 19 que hizo que todos la creyeran. Y cómo no hacerlo si en su cuenta Instagram, que actualmente está cerrada, subía goles y jugadas inventadas.

    El colmo del engaño fue realizar un foto montaje en el que suplantó el rostro de Joao Serra, quien si es jugador de la Juventus.

    Si quieres conocer más de esta información, te invitamos a leer:

    Dramático relato del escándalo sexual en el fútbol paraguayo

    Avivan debate sobre otorgamiento de nacionalidad europea a futbolistas de origen africano

     

     

     

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...