• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El jugador estadounidense de baloncesto LeBron James ha comenzado sus entrenamientos de pretemporada con Los Angeles Lakers de la NBA, despertando la intriga de los periodistas y fanáticos, al llevar la camiseta con el número 6 y no el 23, con el que se le conoce.

    Al ser consultado por la prensa reveló el porqué. Según explicó, utiliza camisetas con este número en pretemporada desde que es una superestrella del baloncesto norteamericano.

    Ahora que milita con los Lakers, es quien acapara el foco mediático y cualquier cosa que haga no pasará desapercibida. Por eso, que no lleve su uniforme con el acostumbrado numero 23 despertó sospechas.

    No se trata de una cábala, sino más bien que la prensa no había tomado en cuenta este particular “ritual” del atleta.

    He llevado el 6 durante la pretemporada desde hace muchos años. Empiezo a creer que no me conocen en absoluto. He estado llevando este número los últimos ocho años”, aseveró.

    Desde que se conoce a James en el mundo del baloncesto, ha utilizado solo tres números, siendo los más significativos el 23 de Michael Jordan y el 32 y el 6 de Julius Erving, tanto en su etapa en la NBA como en la ABA.

    En sus inicios de la NBA, James jugó con el número 6 en los Heat de Miami, un detalle que ha pasado debajo de la mesa en la previa a la temporada 2019.

    La NBA estará en México por tercer año consecutivo

    NBA aprueba nuevas reglas para la próxima temporada

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...