• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Las piscinas del Parque Olímpico fueron el escenario para que el clavadista mexicano Randal Valdez Willars se hicieran sentir y lograra colgarse una medalla de oro de los terceros Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 , destacando por qué es una de las esperanzas en este deporte para el país centroamericano.

    En la final de la performance se enfrentaba el mexicano contra el chino Junje Lian, quien para destronar a Willars tenía que lograr una puntuación casi perfecta, lo cual no pudo conseguir.

    Y es que el clavadista mexicano mostró toda su capacidad técnica al realizar saltos elegantes, por lo que logró quedarse con la presea dorada, ratificando por qué en su país existen tantas expectativas con su desempeño.

    “Estoy muy emocionado y contento, cuando escuché el himno nacional y vi la bandera de México cuesta arriba tuve una sensación incomparable, quisiera que se vuelva a repetir”, dijo Randal.

    Y es que el clavadista de tan solo 16 años de edad ya disputó un Mundial de mayores en el 2017 en la ciudad de Budapest, Hungría; con lo que sigue la tradición de grandes clavadistas mexicanos.

    “Espero conseguir más resultados y superar los anteriores para que el deporte rinda más frutos y suba su nivel, tanto en mi país como a nivel mundial”, expresó el llamado “Niño Dorado”, quien en el mes de enero fue operado de la muñeca.

    La puntuación con la logró la victoria fue de 609.80, mientars que el asiático lo siguió muy de cerca. El podio lo completó el ruso Ruslan Ternovoi, con 596,85 puntos.

    En esta competencia, el publico presente también se conmovió con otro latinoamerciano, el colombiano Daniel Restrepo García, quien saltó la última ronda de la competencia a pesar de sufrir una lesión en el hombro que no le permitió estar en la cuarta.

    Su reaparición en el trampolín en la última etapa hizo que los presentes lo ovacionarán reconociendo su esfuerzo, valentía y predisposición.

    “Quiero demostrar que siempre hay que terminar las cosas que se empiezan y que a veces no es lo físico sino lo psicológico lo que nos traba. Aunque el cansancio pese, si no estás motivado y con ganas, eso se hace a un lado. Por eso decidí seguir. Estos Juegos son algo fenomenal”, expresó el neogranadino.

     

    Si quieres conocer más de esta información, te invitamos a leer: 

    Buenos Aires 2018: ¿Olimpiadas sin medallero?

    Rinden homenaje en Argentina a niños rescatados de Tailandia

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...