• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El ex luchador de la World Wrestling Entertainment (WWE), Bruno Sammartino falleció a la edad de 82 años este miércoles, informó la cadena televisiva CBS y la compañía de lucha libre a través de un comunicado.

    Sammartino estuvo acompañado de su familia, hijo y su esposa en sus últimos momentos, antes de fallecer, una gran leyenda de la lucha libre que dejó todo por el deporte que más amó.

    El italiano había llegado a los Estados Unidos en su adolescencia luego de perder a su madre y a sus hermanos como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial. Luego, en suelo norteamericano, fue conocido como levantador de pesas y con un gran futuro en esa disciplina, pero encontró su pasión en la lucha libre.

    Comenzó a luchar en diversas empresas locales antes de llegar a la antigua WWWF, la hoy llamada WWE, empresa que dirigía Vince McMahon Sr., dando ese salto de calidad a los grandes escenarios de la época.

    Una trayectoria de historia

    Sammartino fue el luchador más importante de la empresa en los años 60 y 70, épocas en las que según la WWE, consiguió llenar el Madison Square Garden 187 veces.

    El 17 de mayo de 1963 ganó el título mundial por primera vez en su carrera como luchador tras vencer al primer campeón, Buddy Rogers, en Nueva York. Después, mantuvo el título por 2,803 (casi siete años), época en la que se enfrentó a rivales como Killer Kowalski, el Gigante Baba o The Sheik y ganándose el apodo del “Superman italiano”.

    Luego, en enero de 1971, perdió su título ante Ivan Koloff, quien en la época era un luchador de gran carisma en la Unión Soviética, pero lo recuperó en diciembre de 1973, venciendo a Stan Stasiak, igualmente en la ciudad de Nueva York.

    Se retiraría en los años siguientes y permanecería conectado al mundo de la lucha libre, donde estuvo en la esquina de su hijo David durante una pelea y, luego de resolver unos problemas con el dueño de la WWE Vince McMahon Jr., fue inducido al Salón de la Fama en 2013.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...