• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Es definitivo. Andrés Iniesta no sigue en el Barcelona y dejará el club donde es referente y capitán tras dieciséis temporadas en el primer equipo. El líder que dudaba de su continuidad agradeciendo el papel que el DT Ernesto Valverde le dio en su equipo -tras el ninguneo del ex entrenador Luis Enrique que lo tenía entrenando como un jugador más, incluso viniendo desde la banca-, hoy ya tiene claro que debe marcharse. Iniesta se va. Por las diferencias con el presidente Bartomeu.

    Principalmente, al “Cerebro” no le gustó cómo trató el directivo su asunto de renovación y la poca delicadeza, del timonel para respetar la decisión sobre su futuro. Y a eso se suma la eliminación en la Champions en Roma y su sustitución. Salió en el minuto 80, entró André Gomes y un minuto después llegó el gol de Manolas que cerró la serie a favor de los italianos.

    A Iniesta no le gustó el partido y menos su sustitución. En el descanso una televisión captó una conversación suya con Sergi Roberto en la que le anunciaba que si seguían por esa línea terminarían eliminados. “Ellos tenían muy claro dónde tenían que atacarnos. Si no se puede jugar hay que buscar otras soluciones y no lo hemos hecho. En la segunda parte le dimos un poco más de sentido al juego teniendo el balón. No es cuestión de pedir perdón porque la imagen siempre es la máxima por la predisposición que tenemos. Pero nos quedamos fuera con el dolor para todos”, explicaba el mediocampista tras el partido.

    El volante no quiere ser un problema en lo institucional porque el presidente dejó claro que tiene que seguir con el cambio generacional y para ello llegaron los brasileños Coutinho y Arthur. Tampoco le seduce en el plano deportivo, ya que juega para un entrenador que, si bien le devuelve titularidad, entiende que no puede jugar los noventa minutos.

    Su partida sería  a final de temporada pero la situación la comunicaría el 30 de abril. Una pérdida para la liga española. La partida del que probablemente sea el jugador más importante en la historia del fútbol español. No por nada fue quien le dio su único título mundial, con su gol a Holanda en la final de Sudáfrica 2010.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...