• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El fútbol, como muchas otras disciplinas, es un deporte de roce que en muchos casos genera fuerte lesiones entre quienes lo practican; es por ello que que un grupo de investigadores en Estados Unidos presentó un collar deportivo para proteger el cráneo.

    El Q-Collar fue ideado por el Instituto de Medicina Deportiva del Hospital Infantil de Cincinnati (noreste de Estados Unidos) y tiene como finalidad proteger el cerebro de los jugadores quienes están expuestos a reiterados golpes, cabezazos y otros peligros durante los partidos.

    Greg Myer, directivo del proyecto explicó que el objetivo es proteger a los deportistas de las “consecuencias irreversibles” que causan este tipo de golpes a largo plazo.

    Para ellos, el Q-Collar tiene un diseño que presiona levemente la yugular, logrando ajustarse a las venas cerebrales, acelerando el bombeo de la sangre a ellas.

    “Lo que genera que la sangre acumulada presione las cavidades y protejan el cráneo, con el objeto de resistir mejor los golpes recibidos”, acotó el directivo, quie comparó la innovación tecnológica con una bolsa de aire protectora.

    Y es que tras los estudios realizados en los últimos 150 años, que comprueban los riesgos de los golpes en el cráneo, es que nació la necesidad de realizar este tipo de investigaciones.

    Greg Myer recordó casos como el delantero del West Bromcwich Allbion, Jeff Astle, quien murió por una conmoción cerebral.

    El dispositivo se ha utilizado como prueba en 46 jugadoras de equipos femeninos, de las cuales solo 24 utilizaron el collar por seis meses.

    “Ambos grupos fueron sometidos a placas neurológicas durante tres meses de competencia y el resto de los seis meses de descanso”, explicó.

    En las imágenes fueron revelados cambios significativos en la materia blanca del cerebro de las que no utilizaron el collar, en contraste con las que lo usaron, quienes disminuyeron el riesgo cerebral.

    “En particular el efecto sobre la materia blanca, que es esencial para conectar todos los centros que procesan información y señales y hacen que el cerebro funcione normalmente”, concluyó Myer.

    Si quieres conocer más de esta información, te invitamos a leer: 

    Tragedia en Indonesia: Arquero muere tras chocar con su compañero en el campo de fútbol

    Nueva tragedia sacude al fútbol mundial: 30 jugadores muertos en Uganda tras naufragio

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...