• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    “Sueño con llegar a Europa y seguir los pasos de mi paisano Yerry Mina”, expresó el joven futbolista de 21 años Leyder Ortiz a quien el pasado el pasado domingo le quitaron la vida, a puñaladas, en la localidad de Guachené, Departamento del Cauca.

    En una entrevista realizada por la cadena Caracol se contaba la historia de esta promesa del fútbol colombiano, quien ya aspiraba a seguir los pasos de su paisano que actualmente milita en el Everton del fútbol Inglés; pero que la fatalidad le quitó cualquier oportunidad de salir de la violencia que aqueja a esa localidad neogranadina.

    El joven militaba en el club vallecaucano Orsomarso FC, que juega en la Segunda División; y tras participar en una riña, donde estaba como mediador según expresan las autoridades, le fue quitada la vida.

    Las declaraciones del joven, según reseña el diario deportivo Marca, fueron recogidas cuando Mina, a comienzos de año, era firmado por el Barcelona FC, de la Liga de España; mucho antes de que el defensa tuviera un excelente Mundial en Rusia con los Cafeteros.

    El audiovisual muestra la precariedad y los sacrificios que Ortiz debía realizar para poder entrenar y convertirse en un jugador de categoría.

    “Cuando uno quiere salir adelante, uno sabe que tiene que atravesar muchos obstáculos que no van a ser nada fáciles”, expresó el joven futbolista.

    Y es que para su entrenador José Gabriel Sangiovanni, este chico tenía cualidades técnicas para seguir avanzando. “Si continúa con esa actitud y esas ganas, la verdad, va a llegar muy, muy lejos”, acotó.

    La noticia no sólo enlutó al fútbol colombiano, sino que puso a los habitantes del país suramericano a recordar un pasado violento que ha enlutado a muchas familias.

    Y es que Leyder Ortiz es uno de las tantas victimas de la violencia, en las que se puede recordar al ex selección Colombia Andrés Escobar, quien el 2 de julio de 1994, tras disputar el Mundial de Estados Unidos, le pasaran factura por marcar un gol en propia puerta que le costó la eliminación a la selección suramericana del certamen.

    Escobar recibió varios impactos de bala por hombres vinculados al paramilitarismo a las afueras de una discoteca en Medellín.

    De esta manera, ni siquiera quienes se refugian en el fútbol para forjarse un futuro mejor y alejarse de los vicios y la violencia, pueden escapar a ella en un país donde la desigualdad toca la vida cotidiana de sus habitantes.

    Si quieres conocer más información, te invitamos a leer: 

    Datos duros: Crisis humanitaria de Colombia lidera cifras de violencia y migración en el continente

    Otro periodista fue asesinado en menos de 24 horas en Colombia

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...