• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Los sprint finales son una de las emociones más grandes para todos los seguidores del ciclismo; sin embargo, lo ocurrido en el Puerto de San Elpidio, durante un evento deportivo en el centro de Italia, sólo se puede catalogar de una manera: aparatoso.

    Los pedalistas Damiano Trivarelli, del equipo Team Levante y Stefano Zoppi, del equipo Cicli Copparo, después de 129 kilómetros de competencia, fueron los protagonistas de este incidente.

    Ambos corredores llegaron a metros de la línea final con altas probabilidades de ganar, por lo que decidieron hacer un remate para ver quien se quedaría con la victoria.

    Ambos decidieron acelerar, sin embargo, es allí cuando comienza un intercambio violento. Uno de ellos empuja primero al otro hacia las vallas de la pista, y después éste, apoyándose en el hombro de su rival le devuelve el golpe, lo que manda a su adversario a las vallas del otro lado.

    Al final, ocurrió una de las fotos finales más pintoresca de la historia de este deporte en dos ruedas, cuando ambos corredores cruzaron la línea volando por los aires, lo que fue catalogado con un espectáculo lamentable.

    “Una situación absurda que calienta los corazones de los dos atletas, sin embargo, después de unas maldiciones, que cierra la historia haciendo la paz. Para el registro (de la competencia), la victoria fue para Trivarelli, pero perder fue el deporte”, describe el hecho el medio italiano Sportfair en su edición digital.

    El tercer lugar quedó para el corredor Emanuele Di Fiore, perteneciente al Sport Club, quien llegó 15 segundos después a la línea de meta.

    Luego de la llegada de todos los corredores, y tras ese episodio tan lamentable, los asistentes al vento ciclístico calmaron los aánimos y todo se convirtió en una fiesta.

    Si quieres conocer más de esta información, te invitamos a leer:

    Estudios demuestran que el ciclismo mejora el sistema inmune y la salud emocional

    Estas son las peores lesiones de las Olimpiadas 2016

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...