• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Gobierno de Estados Unidos aplicó una nueva medida regulatoria  para la entrega de visas. Esta vez, la Administración de Donald Trump eligió como blanco de sus ataques a las parejas del mismo sexo de diplomáticos extranjeros y funcionarios de Naciones Unidas que residen en el país, a menos que estén casados.

    Esta política hace que el estado civil de la persona influya en el proceso de elección de visa y obliga a que una pareja del mismo sexo esté casada para que pueda ser elegible para obtener una visa.

    La norma, que está en vigor desde este lunes, no toma en cuenta que el matrimonio homosexual sigue siendo ilegal en numerosas naciones y en algunas de ellas el colectivo LGBTI sufre una fuerte persecución.

    En una circular remitida a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Casa Blanca indicó que la decisión forma parte de los cambios que se han venido aprobando para adaptar las políticas estatales a la decisión del Tribunal Supremo que en 2015 legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo.

    Trabas para las visas

    Antes de la entrada en vigor de la medida, un diplomático solicitaba un visado de acompañante para su cónyuge del mismo sexo y el Gobierno estadounidense solo pedía que fueran pareja.

    Las parejas homosexuales que quieran mantener el visado que tienen actualmente, ahora tendrán que presentar a las autoridades una prueba de matrimonio antes del 31 de diciembre, según explica la circular.

    Si no lo hacen, deberán abandonar el país en un plazo de 30 días, a menos que obtengan otro tipo de autorización para permanecer.

    Críticas en la ONU

    La medida ha creado controversia y críticas en el seno de las Naciones Unidas.

    Akshaya Kumar, vicedirector de la Vigilancia de Derechos Humanos de la ONU, indicó que “quienes no estén en Estados Unidos necesitarán demostrar que están casados para asegurar una visa, por lo que potencialmente obligará a quienes vivan en países sin equidad en el matrimonio a elegir entre un cargo en la ONU o la separación de familia”.

    También criticó la medida la anterior embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, quien la calificó de “innecesariamente cruel e intolerante“.

    Solo un 12 % de los Estados miembros de la ONU permiten el matrimonio del mismo sexo“, recordó Power.

    (+Fotos) Pareja homosexual pintó su casa de la bandera gay

    ¿Pareja gay? Aclaran qué tipo de relación tienen Beto y Enrique de Plaza Sésamo

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...