• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Theodore Hill, profesor emérito de matemáticas de la Universidad de Georgia (Estados Unidos) denunció la “censura” de la comunidad científica a un artículo sobre la variabilidad, “un fenómeno estudiado por primera vez en el siglo XIX por Charles Darwin, “la gran hipótesis de variabilidad masculina” .

    El autor manifestó su versión de los hechos en el portal Quillette, y resumió su estudio sobre la gran hipótesis de variabilidad masculina: “hay más idiotas y más genios entre los hombres que entre las mujeres“.

    Según el matemático, su trabajo fue rechazado por dos revistas que habían aceptado publicarlo, una de ellas anuló  la aceptación de su artículo sobre la variabilidad, y la otra borró sin aviso el artículo ya publicado.

    Darwin, el pionero en este estudio, había llegado a la conclusión de que “generalmente hay más variabilidad en los machos que en las hembras de la misma especie en todo el reino animal“, explica el científico que la evidencia de esta hipótesis “es bastante robusta” y ha sido detectada “en especies que van desde víboras y salmón rojo a avispas y orangutanes, así como en humanos”.

    El matemático argumenta que “hay significativamente más hombres que mujeres, por ejemplo, entre premios Nobel, compositores de música y campeones de ajedrez“, aunque también “entre personas sin hogar, víctimas de suicidio y reclusos federales”.

    En su estudio, Hill y su coautor, Sergei Tabachnikov, profesor de matemáticas en la Universidad Estatal de Pensilvania, se centraron en crear un modelo teórico que explicara esta tendencia.

    “Potencialmente sexista”

    Los científicos decidieron intentar publicar su trabajo en The Mathematical Intelligencer, en la sección “Viewpoint” (‘Punto de vista’), que, según Hill, “da la bienvenida a artículos sobre temas polémicos”. A la editora en jefe de la revista, Marjorie Wikler Senechal, le gustó el borrador, e incluso dijo que estaba “feliz de suscitar controversias” en un correo a Tabachnikov, citado por Hill.

    Tras varias revisiones adicionales, en abril de 2017 el texto fue oficialmente aceptado para su publicación, y estaba previsto que apareciera en el primer número de la revista de 2018.

    Apenas se publicó una preimpresión del artículo aceptado en su sitio web, los matemáticos comenzaron a tener problemas, ya que científicas de la organización Mujeres en Matemáticas (WIM) del departamento de Tabachnikov le advirtieron que el documento podría dañar las aspiraciones de jóvenes impresionables y que algunos lectores podrían considerar que los autores utilizan su autoridad en las matemáticas “para apoyar un conjunto de ideas muy controvertido y potencialmente sexista”.

    Ese mismo día, la editora en jefe de The Mathematical Intelligencer les notificó que estaba rescindiendo su aceptación previa del documento. Según descubrió Hill después, la decisión fue tomada después de que Amie Wilkinson, profesora senior de matemáticas de la Universidad de Chicago, escribiera a la revista para quejarse del artículo.

    La revista The New York Journal of Mathematics se interesó por el texto, que fue publicado el 6 de noviembre de 2017. Sin embargo, tres días después, el artículo simplemente desapareció.

    Ciencia: descubren método de comunicación de cerebro a cerebro

    El Yoga es una ciencia antigua de relajación

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...