• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En la actualidad, la ciencia y la tecnología nos han facilitado la vida y, para aliviar el dolor, con una pastilla o una inyección tenemos suficiente. Sin embargo, siglos atrás no se contaba con tantos avances y para curar y aliviar los dolores se utilizaban métodos que ni te pasarían por la cabeza hoy.

    Estos son los 5 métodos más extraños para aliviar el dolor en el pasado:

    1. Éter

    Este químico es un compuesto orgánico, volátil y soluble, que tiene un átomo de oxígeno unido a dos radicales de hidrocarburo, y se empleaba como anestésico. Sus usos medicinales eran mayoritariamente para tratar infecciones pulmonares y la enfermedad del escorbuto, aunque también se usaba como droga recreativa. Lo que se hacía era empapar toallas con el líquido y ponérselas en la cara. Se usó en Estados Unidos y Europa desde 1842 hasta principios del siglo XX.

    2. Corteza de sauce

    La corteza de sauce se masticaba para tratar la fiebre y la inflamación. Actualmente, está disponible comercialmente en cápsulas, en polvo o en estado puro, y se cree que funciona en caso de dolores de cabeza, inflamación, el dolor que causa la artritis ósea y el dolor en la zona baja de la espalda.

    Posee el mismo ingrediente activo que la aspirina, cuyo principio químico es el ácido acetilsalicílico. La corteza de sauce fue utilizada en Mesopotamia a partir del año 4.000 a.C. y en China y Europa a partir del 400 a.C.

    3. Esponja soporífera

    La esponja soporífica fue la predecesora de los actuales anestésicos. Lo que se hacía era mojar una esponja marina en una mezcla de extractos de plantas (opio, la mandrágora, el cicuta y el beleño negro en agua) y luego secarla al sol. Posterior a ello, la esponja se mojaba en agua caliente y se ponía bajo la nariz del paciente cuando iba a ser operado. Para despertarlo tras la operación, la esponja se mojaba en vinagre caliente. Esta técnica se usó en Europa entre el siglo XI y el siglo XVII.

    4. Enema con humo de tabaco

    En la antiguedad se utilizó una técnica de humo de tabaco introducido en el recto para revivir a las personas ahogadas, se pensaba que con esto se estimulaba la respiración. Se creía que el humo de tabaco secaba el cuerpo internamente y proporcionaba estimulación, también se empezó a utilizar para aliviar el dolor en el intestino y en el abdomen, y para tratar dolores de cabeza. Esta técnica tenía poca efectividad.

    5. Pez eléctrico

    En el Antiguo Egipto, un método para curar el dolor de articulaciones o los dolores de cabeza era usar la estimulación nerviosa que proporcionaba el pez eléctrico y se ponía la parte del cuerpo que causaba dolor en un cuenco con una raya torpedo o un pez gato eléctrico, o se aplicaba directamente el pez a la frente del paciente. Se desconoce la efectividad de este método, pero tiene cierta similitud con uno actual conocido como electroestimulación percutánea.

    Cannabinoides: Medicina natural para calmar dolores

    Forenses declaran ahogamiento accidental en la muerte de Dolores O’ Riordan: vocalista The Cranberries

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...