• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un cachorro de rinoceronte huérfano fue encontrado urrucado junto a su madre, después de que cazadores furtivos le dispararon y le cortaron los cuernos. Se trata de una especie que está en peligro de extinción , principalmente debido a la caza furtiva.

    Los guardabosques encontraron el ternero en el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica, tras escuchar disparos durante la noche. Cuando investigaron, descubrieron que el rinoceronte blanco hembra había muerto y le habían quitado los cuernos.

    Arthur todavía lloraba por su madre. Foto: Mirrow

    Su ternero, ahora llamado Arthur por sus rescatadores, fue atacado con un machete y sufrió una gran herida cerca de su espina dorsal, informa Sky News.

    El pie delantero derecho de Arthus también había sido cortado y su pesuña se había partido.

    A Arthur le cortaron una pesuña. Foto: Mirrow

    Un veterinario ayudó en su curación y el ternero fue transportado por aire a la vecina Care for Wild Rhino Sanctuary, el santuario y orfanato de rinocerontes más grande del mundo.

    El fundador del santuario, Petronel Nieuwouldt, llamó a un cirujano plástico para tratar al bebé animal.

    Fue transportado por aire a un centro veterinario. Foto: Mirrow

    Los cuidadores dijeron que era “instintivo” que Arthur permaneciera junto a su madre, a pesar de que ella había muerto, para “protegerla”, pero los cazadores furtivos lo “azotaron” independientemente después de tomar los cuernos de su madre.

    El equipo agregó: “Arthur todavía llama a su madre, es un sonido desgarrador y uno que nunca debería tener que hacer. “Su muerte lo afectará emocionalmente, mucho después de que sus heridas físicas hayan sanado”.

    La muerte de su madre lo afectará anímicamente. Foto: Mirrow

    En la naturaleza, las crías de rinoceronte se quedan con sus madres durante tres años para aprender todo lo que necesitan para sobrevivir, desde qué comer hasta cómo mantenerse a salvo.

    Desgarradoramente, el equipo dijo: “Ella le enseñaría cómo comportarse cuando estuviera en compañía de otros rinocerontes y él aprendería todo lo necesario de ella”. “¿Quién le va a enseñar ahora?

    El incidente ocurrió el 20 de mayo. Care for Wild esperó hasta que Arthur fuera más fuerte para contar su historia y se recuperara bién.

    Fotos | “Los niños y sus muertes”: la infame cazadora texana Kendall Jones alienta a los niños a publicar fotos posando con los animales que han matado

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...