• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Análisis realizados por investigadores de la Universidad de Erlangen-Nuremberg, publicados en Proceedings of the Royal Society B., señalan que los conodontos ―parecidos a anguilas―, primeros depredadores terrestres,  tenían dientes que podían repararse después de sufrir daños.

    Estos animales tenían solo unos pocos centímetros de largo, sus dientes eran pequeños, y su especie se encuentra entre los microfósiles más importantes.

    Los dientes fosilizados a menudo se encuentran en rocas marinas, sus tejidos blandos rara vez se conservan. En este sentido, los científicos se preguntan cómo han sobrevivido unos pocos ejemplos de tejido blando de conodontos.

    ¿Cómo lo hicieron?

    Con el uso de microscopios electrónicos, los investigadores examinaron las capas de dientes y durante el proceso de escaneo reprodujeron las capas individuales y las investigaron con una resolución mucho más alta que antes.

    Mediante el uso de espectroscopía de rayos X, en la que los elementos se detectan por medio de la radiación que emiten, los científicos también pudieron analizar la composición química de cada capa.

    Resultados

    1. Los dientes crecieron en un ciclo alterno entre el desgaste y el surgimiento de nuevas capas, y la forma de los dientes variaba mucho dependiendo de la etapa de crecimiento de los animales.
    2. Usando la composición química y la forma de los dientes, se identificaron tres etapas de crecimiento durante el desarrollo del animal que fueron influenciadas (entre otros) por los hábitos alimenticios.
    3. La primera etapa, un tipo de estado larval, en el que los alimentos no se digirieron mecánicamente (mediante la masticación).
    4. Los conodontos evolucionaron a los primeros cazadores durante la segunda y tercera etapas de crecimiento, tiempo en el que sus dientes sufrieron una metamorfosis, mientras evolucionaron a depredadores.
    5. Los dientes de los conodontos se repararon desde el exterior, añadiendo continuamente nuevas capas.
    6. Los animales retrajeron sus dientes durante los períodos de descanso, y la afluencia de nuevas capas en los bolsillos epidérmicos indujo el crecimiento.

    (Fotos) Arqueólogos en éxtasis: Chinos descubren fósiles de un “Dragonsaurio”

    Científicos descubren fósiles de ‘monstruosos’ dientes de sable que bautizan como leyendas rusas

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...