• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una madre que perdió a su hijo hace un poco más de tres meses decidió conservar su perfil de Facebook, para aferrarse a su recuerdo y como un homenaje a lo que su hijo fue.

    Es la historia de Mercedes, quien sufre la muerte de su hijo  de 27 años, tras suicidarse. Nadie sospechó los deseos depresivos del joven, ni su familia, ni sus amigos, ni su entorno cercano, ni tenían constancia de que estuviese atravesando algún tipo de problema.

    Tras el “shock”, no hicieron velatorio ni entierro público; simplemente le dieron sepultura en una intimidad total y absoluta.

    Tres meses después, la madre ha ido cerrando los flecos legales y burocráticos que suponen una muerte: el contrato de trabajo de su hijo, el de alquiler, las facturas. Sin embargo, queda un cabo zuelto en su cabezo que no ha tenido el valor de cerrar: su perfil de Facebook.

    “Dos o tres días después de enterrarlo, mi hija me dijo: ‘Mamá, hay gente que está escribiendo en su muro de Facebook; se están despidiendo de él‘, contó en una entrevista a un medio de comunicación.

    En este sentido, Mercedes comenta que “desde mi cuenta de Facebook entré al perfil de mi hijo para ver algunas fotos y guardarlas, pero de repente vi un montón de mensajes de gente que se despedía de él. Eran más de 50 mensajes, y a la vista de todos”.

    La reacción de Mercedes

    “Lo primero que sentí fue que no estaba cómoda viendo eso. Todos decían cosas muy bonitas, a él lo quería mucha gente. En cuanto los vi, me puse muy nerviosa y le dije a mi hija que cómo quitábamos eso. Me parecía casi tétrico, de verdad que no sé cómo explicarlo (…) Cuando vi los mensajes me puse muy nerviosa y quise borrarlos. Eran mensajes preciosos, pero me sentía incómoda con eso ahí, era casi tétrico”, relató.

    Su decisión

    Decidimos dejar su perfil abierto (…) me pregunto si dejar abierto el perfil de Facebook de mi hijo nos ayudará a llevar mejor esto, o todo lo contrario. Tenemos claro que si un día nos incomoda de verdad o vemos que nos hace daño, borraremos su cuenta, pero por ahora es un bonito homenaje“, culminó.

    ¡Miedo! Madre espera que cocodrilo no vuelva y ataque a su hijo

    Perfiles ocultos: El secreto de Facebook

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...