• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Toda persona que posea un teléfono celular con cámara fotográfica incorporada habrá querido, eventualmente, mostrar en una imagen su lado más “sexi” a algún cercano o, en un tono más elevado o morboso, su cuerpo desnudo.

    Esta práctica se denomina Send Nudes” en el argot de Internet,  o “envía desnudos” dentro de un chat. El fenómeno tiene sus víctimas en Argentina, nación que reporta un porcentaje considerable de usuarios que reciben este tipo de contenidos sin su previo consentimiento, así lo reveló un estudio realizado por Microsoft en 22 países.

    Resulta que siete de cada diez personas reciben contenido sexual (mensajes, fotos o videos), según el informe “Civismo, Seguridad e Interacción en línea”.

    Además, el 40 % de los encuestados por la empresa fue instado de manera insistente a establecer una relación sexual o romántica.

    Esta forma de acoso sexual no se queda allí, pues tres de cada diez (30 %) señalaron que se encontraron sorpresivamente y sin desearlo con el pedido de una foto íntima del otro lado del chat, reseño Clarín.

    Los expertos en la materia opinan y han mostrado su preocupación, esperando que se tomen medidas al respecto.

    “Es importante emprender un camino que haga foco en la educación en tecnología, que promueva usos saludables de Internet y de los dispositivos, que estimule el respeto en línea y destaque los límites, tantas veces difusos en la web”, sostiene Alejandro Anderlic, director de Asuntos Públicos y Legales de Microsoft Argentina.

    Advierten de una forma implícita de violación de la intimidad humana.

    Víctimas de la tendencia

    Roxana Morduchowicz, doctora en Comunicación, señala que “quien recibe material de índole sexual sin prestar consentimiento es una víctima: es un fenómeno que tiene que ver con que los límites entre lo público y lo privado se desdibujaron y, para algunos, la vida íntima se desplazó a la web, donde de repente lo que antes era privado ahora está a la vista de todos”.

    Microsoft, por su parte, señala que en Argentina las situaciones de hostigamiento y maltrato en línea provienen, en cuatro de cada diez casos, del círculo formado por la familia y los amigos de la víctima.

    “Las nuevas tecnologías no generan cosas, sino que las potencian: la maldad y el hostigamiento ya existían, y la velocidad y el anonimato que existen en las redes pueden acentuarlas”, sostiene Sebastián Bortnik, especialista en seguridad informática y miembro fundador de Argentina Cibersegura.

    Ejemplos inmediatos

    Al inicio de este año, Argentina se vio conmocionada por una serie de casos de violación y asesinatos  de  jóvenes que, si bien no fueron a causa del uso de la tecnología y estas formas de acoso o violación de intimidad, ocurrieron desde lo más cercano a las víctimas.

    Uno de los casos que tuvo más resonancia fue el de una supuesta violación grupal a una menor de 15 años de edad en una provincia de Argentina. Los victimarios, “amigos” bastante cercanos.

    De acuerdo con lo expresado por Morduchowicz, “es el círculo cercano el que conoce y utiliza algunos rasgos de la víctima para hacerle bullying”, y en algunos casos, el acoso o violación.

    Una ventana a la impunidad

    En opinión de Alejandro Anderlic, experto en la materia reseñado por Clarín, estas formas de propuestas indecentes, que son permitidas a través de estos chats en línea, son como una ventana a la impunidad.

    “El hecho de expresarse a través de una pantalla da una falsa sensación de impunidad que hoy, cuando en general todos estamos conectados a través de redes sociales, hace que sea más fácil agredir“, dice.

    Lo positivo que sale de este estudio de Microsoft es que creció la proporción de adolescentes argentinos que acuden a sus padres y otros adultos cuando se sienten en riesgo en Internet: el 46 % pide ayuda, 39 puntos porcentuales más que en 2017.

    En tal sentido, este dato alentador les permite crear herramientas y medidas tempranas y certeras para afrontar este fenómeno comunicacional y generacional.

    Argentina: Violación colectiva golpea nuevamente a Mar de Plata

    Denuncian nuevo caso de presunta violación grupal a una menor en Argentina

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...