• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Este martes, fue desenmascarado un estafador que durante 20 años se hizo pasar por un príncipe saudí. Quien lo descubrió fue una de sus víctimas, un inversionista de Miami, luego de verlo comiendo carne de cerdo. El “Sultán Bin Khalid Al-Saud”, como se hacía llamar, es Anthony Gignac, oriundo de Colombia y adoptado por una pareja de Michigan, Estados Unidos.

    Su más reciente caso de estafa, el cual no pudo concretar, comenzó en marzo de 2017, cuando simuló estar interesado en invertir cientos de millones de dólares en el histórico Hotel Fontainebleau de Miami Beach, en Florida (sur de EE. UU.) que había sido renovado y ampliado por el urbanizador Jeffrey Soffer, de la empresa Turnberry Associates.

    En mayo de 2017, tuvo su primer encuentro con Soffer y fue invitado al Fountainebleau, sitio al que llegó montado en un Ferrari California 2016, que portaba supuestas placas diplomáticas, aunque luego se reveló que las había comprado en eBay.

    Una vida de millonario

    Gignac publicaba su lujoso estilo de vida en su cuenta en Instagram, en la que se identificaba como @princedubai_07, pero todo cambió en agosto del año pasado, cuando invitó a Soffer a su lujoso apartamento en la exclusiva Fisher Island, en la Bahía de Biscayne de Miami.

    504

    A post shared by Foxy (@princedubai_07) on

    Durante la visita, el  “príncipe” impostor le mostró una carta supuestamente emitida por el Bank of Dubai, que garantizaba la disponibilidad de 600 millones de dólares para invertir en el Hotel y dos autos de lujo que tenía en el estacionamiento, ambos con placas diplomáticas falsas.

    Gignac y Soffer volaron a Aspen -condado de Pitkin-, donde el empresario le regaló al “príncipe” una pulsera Cartier valorada en decenas de miles de dólares.

    Lo que nunca se espero Gignac es que en esos encuentros, Soffer se percató de que el supuesto sultán “comía con naturalidad tocineta y cerdo”, algo que un príncipe musulmán devoto no podría hacer.

    Bling

    A post shared by Foxy (@princedubai_07) on

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...