• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una ballena beluga fue vista en el río Támesis, en Londres, por el naturalista Dave Andrews, quien de inmediato lo publicó Twitter y recibió la crítica y la burla de algunos internautas, quienes no le creyeron.

    ¡No me lo puedo creer! Una ballena beluga en el Támesis“, señaló y de inmediato lo compararon con el capitán Ahab, delirando con la ballena blanca. Otros se burlaron de él y le recordaron que el cetáceo, de color blanco grisáceo, vive en las regiones del Artico y el subártico, a más de 2.000 kilómetros de Londres..

    Después todos quedaron boquiabiertos, ya que en realidad el animal  lleva tres días ahí, en el estuario del Támesis, dirigiéndose peligrosamente hacia la capital británica.

    Los curiosos y observadores de ballenas ya la bautizaron como Benny.  Mientras que los buzos y veterinarios del British Divers Marine Life Rescue (BDMLR) están siguiéndola a distancia por si deben intervenir para salvarla.

    Benny mide más cuatro metros de largo y se le calcula un peso de 1.300 kilos. Es capaz de realizar inmersiones de hasta 700 metros de profundidad. Aparentemente, se encuentra en buen estado y se alimenta de arenques.

    “Nuestra misión es no interferir, mientras siga nadando libremente”, adviere Julia Cable, portavoz de la BDMLR, que ha pedido a todas las embarcaciones del Támesis que no se le acerquen, pues considera que pueda tener alterado su sentido de orientación y por eso perdió contacto con su manada.

    ¿Qué hace Benny aquí?

    Teniendo en cuenta que estos animales se mueven en grupos de diez o doce ejemplares. La bióloga Claire Dew, de la Real Sociedad para Prevención de la Crueldad hacia los Animales (RSPCA), tiene su propia teoría y así la explicó.

    Benny viajaba con su manada buscando alimento y posiblemente un coletazo del huracán Florence le hizo perder el contacto con el grupo. Ella siguió a otra fuente de alimento y entró probablemente en el Mar del Norte, y fue arrastrada por las corrientes hasta aguas más cálidas”.

    Sin embargo, hay quienes ven a Benny algo así como una emisaria del cambio climático. Esta es la segunda vez que una ballena visita el Támesis, siendo la primera hace 12 años, cuando otra ballena – de nariz de botella- se adentrara en aguas dulces y muriera en un fallido intento de rescate.

    Inició la temporada de avistamiento de ballenas francas en Argentina

    Japón mata a 177 ballenas y alega “estudios científicos”

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...