• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El estallido de la crisis turca ha provocado una fuga de los capitales golondrina de las naciones emergentes, las cuales buscan paraísos fiscales que les garanticen un mejor rendimiento a sus inversiones. Obtienen ganancias inmediatas y fáciles, por la especulación financiera, y después se van.

    Esta aceleración en el flujo de salida de dinero invertido en los países emergentes ocasionó la retirada, en la última semana, de 1.400 millones de dólares (1.229 millones de euros), según los datos del Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

    En concreto, el IIF señala que desde el pasado 9 de agosto los inversores internacionales han retirado 1.300 millones de dólares (1.141 millones de euros) en renta variable de países emergentes y otros 100 millones de dólares (80 millones de euros) en renta fija, según detalla el portal El Economista.

    Por países, la salida de dinero se concentró principalmente en Sudáfrica y China, con la retirada de 600 y 500 millones de dólares (527 y 439 millones de euros), respectivamente, mientras que los flujos también fueron negativos en India, Malasia, Indonesia, Filipinas y Vietnam.

    De este modo, en la última semana únicamente se registraron entradas de dinero en Tailandia, Qatar y Brasil.

    Los más afectados son China y Suráfrica por la salida de capitales. Foto: Archivo

    “Esta turbulencia, en medio de las crecientes tensiones entre Estados Unidos y Turquía, ha pesado claramente en el apetito de los inversores por los activos de países emergentes, añadiendo presión sobre un amplio abanico de activos y monedas emergentes”, indicaron los autores del informe.

    No obstante, los analistas del IIF destacaron que el contagio provocado por Turquía ha sido relativamente limitado en comparación con anteriores episodios de reversión de flujos.

    En América Latina, uno de los países que se ha visto más afectado por la fuga de capitales es Argentina, que según reportes de su Banco Central registró una salida bruta de divisas con fines especulativos de 22.100 millones de dólares en 2017.

    A esto se suma el drenaje de divisas por turismo al exterior por 10.600 millones de dólares y el déficit generado por las compras de autos importados que aportaron otros 8.400 millones de dólares, lo que genera una extracción de divisas que mantiene el país en un desequilibrio financiero.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...