• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Una simple declaración de dos sindicatos de la compañía Agrosuper, señala tajantemente que el gerente general de la empresa, José Guzmán, miente en sus declaraciones en la prensa tradicional sobre los procesos de negociación colectiva dentro de la firma. Además, los organismos obreros alegan prácticas antisindicales en su contra.
    Agrosuper, es un holding de empresas dedicadas a la producción de alimentos y es el principal productor de carnes y alimentos frescos de Chile, con ventas totales de más de US$ 1100 millones y un personal permanente aproximadamente de 9.000 trabajadores. Dentro de las formas que componen este conglomerado están: Super Pollo; Super Cerdo; Sopraval; Super Salmón; Frutos del Maipo (hortalizas congeladas); Viña Ventisquero; La Crianza (cecinas); y Super Fruit (frutas).

    A continuación la declaración íntegra de los sindicatos:

    Declaración de los Trabajadores de Agrosuper, Plantas faenadoras de Lo Miranda y Rosario (VI Región) ante paro y despidos en la empresa

    “Miente, miente, que siempre algo queda o cuanto mayor la mentira, es más probable que se la crean”, señala Joseph Goebbels.
    Esta máxima del principal propagandista de Hitler, comparte el Gerente General de Agrosuper, José Guzmán, quien, sin siquiera arrugarse, declara en El Mercurio que 1.500 trabajadores solicitaron negociar un convenio colectivo de aquellos semi arreglados, que sólo sirven para impedir una verdadera negociación colectiva.
    Miente, toda vez que fue la empresa la que impulsó el convenio. Esta primero le propuso al sindicato encabezarlo, éste se negó porque queremos una negociación de verdad, no un tongo. Entonces la empresa buscó palos blancos, y ordenó a toda su jefatura recolectar las firmas, intimidando, amenazando a todo quien se atreviera a no firmar, una práctica antisindical in fraganti, que por lo demás es una práctica habitual en todas las plantas de Agrosuper, ya que cada fábrica tiene una razón social distinta. Todo lo anterior con el pleno conocimiento de la Dirección del Trabajo de la Sexta Región, la que se limita a contemplar sin actuar.
    En este escenario, el 2 de julio pasado, con ministros de fe de la Inspección del Trabajo, proceden a consumar esta práctica antisindical. Ante esta ilegalidad, los trabajadores de las plantas de Lo Miranda y Rosario se movilizaron para defender su derecho a una negociación colectiva verdadera, en busca de sueldos dignos en condiciones de trabajo dignas.
    Guzmán al ver tanta insolencia, recurrió, como siempre, a la policía militarizada (Fuerzas Especiales de Carabineros) para reprimir a los trabajadores. Para llevar a cabo esta acción, con la plena complicidad de la Inspección del Trabajo, nombraron una seudo comisión negociadora al interior de la planta Rosario. Luego con rompehuelgas reemplazaron a los trabajadores en los puestos de trabajo clave de dicha planta. Una vez consumada su fechoría, procedieron a despedir a más de cuatrocientos trabajadores de las plantas de Rosario y Lo Miranda, la mayoría de los cuales nunca estuvieron en paro. Aprovecharon la oportunidad para despedir a todo a aquel que como consecuencia del paro, de la represión desmedida de la policía militar no pudo ingresar a la planta. Eran trabajadores con mucha antigüedad y conflictivos para los propósitos de la empresa. Despidos ilegales para que los trabajadores entiendan que todo acto de insubordinación será duramente reprimido.
    Frente a la represión de la policía estatal militarizada y la complicidad de la Inspección del Trabajo, además de los despidos, el paro sucumbe el 4 de julio. Hoy los trabajadores siguen movilizados y han presentado proyectos de contrato colectivo en ambas plantas y seguirán luchando hasta que se reincorporen los despedidos y la empresa se siente a negociar colectivamente de verdad. El inmenso poder social desplegado por la empresa no lo impedirá.
    Hoy aún la empresa se niega a la reincorporación de los despedidos y pretende despedirlos sin siquiera indemnización, total que le puede importar la suerte de los trabajadores y sus familias, para ellos somos parias condenados a ser explotados para sobrevivir y pobre de aquellos que se atrevan a cuestionar el orden de las cosas.
    El señor Guzmán en el diario El Mercurio tiene el descaro de hacer mención de un trabajador y su hijo. Nosotros también queremos dar a conocer el caso de un trabajador que con mucho esfuerzo ha dado más de 25 años a la empresa. Él espera a su hija que llegue de la universidad y ella le dice: “¡Papá aprobé todos los ramos!”. Este padre, que no tuvo nada que ver en este movimiento, le contesta: “¡Hija me despidieron!”. Señor Guzmán ahora le pregunto ¿estará usted haciendo bien las cosas?
    A nosotros, como trabajadores sindicalizados, especialmente del Sindicato de la Planta faenadora de Lo Miranda, siempre se nos ha relacionado con el Partido Comunista, como el señor Guzmán lo ha declarado en sus entrevistas. Lo cual rechazamos porque nosotros somos una entidad autónoma, que no perseguimos ni pretendemos conseguir logros personales, sino que estamos para defender los derechos de los trabajadores.
    Hoy en día en nuestra planta se están cometiendo muchas prácticas antisindicales, como por ejemplo:
    -Se ha retirado el mural de nuestro sindicato en consecuencia que el de otros sindicatos sigue ahí.
    -Se nos ha negado información por parte del subgerente de la planta.
    -Se les impide el acceso a la planta a dirigentes de nuestro sindicato.
    -Se ponen informativos en contra de nuestra institución por parte de la empresa dentro de la planta.
    -Se despiden trabajadores de nuestro sindicato “por necesidades de la empresa”. Mientras por otro lado se está contratando más personal.
    Por todo lo anterior, declaramos que del ministro del Trabajo, Osvaldo Andrade, se necesitan más que frases de buena crianza para los trabajadores. Necesitamos que ponga a las inspecciones del Trabajo a fiscalizar y parar tanta práctica antisindical. Del gobierno necesitamos que ponga a Carabineros para defender los intereses de todos, no sólo como guardia privada de los empresarios. Nosotros seguiremos haciendo nuestra parte a pesar de todos los obstáculos en nuestro camino, seguiremos luchando por nuestro derecho a una negociación colectiva de acuerdo con los tratados 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
    La verdad habla por sí sola, la mentira necesita de El Mercurio, nuestra lucha es nuestra verdad.

    Sindicato de Trabajadores de Agrosuper. Planta faenadora Lo Miranda.

    Sindicato de Trabajadores de Agrosuper. Planta faenadora Rosario.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...