• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Economistas y académicos venezolanos eleboraron un plan integral de producción y distribución de ocho rubros esenciales de la dieta alimentaria y un grupo de medicamentos esenciales y de alto costo, con la finalidad de mejorar la disponibilidad de productos en las redes de la Gran Misión Abastecimiento Soberano (GMAS) y los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

    El grupo se reunió para consensuar propuestas concernientes a coadyuvar a la superación de la crítica coyuntura que vive el país, sin sacrificar en nombre de un mal entendido “pragmatismo” los ya comprometidos avances y conquistas históricas alcanzados por el pueblo venezolano durante los años de revolución bolivariana, plantea el trabajo colgado en el portal de 15yultimo.

    Los sectores de alimentos y de medicamentos han sido priorizados en la Agenda Económica Bolivariana con los motores Agroalimentario y Farmacéutico, respectivamente, ambos forman parte de la canasta básica.

    El Estado debe garantizar la producción y distribución de medicamentos esenciales. Foto: Web

    En relación el sector de los medicamentos, los especialistas recomiendan recuperar y fortalecer la producción nacional de medicamentos, del sector público, de empresas nacionales y de universidades.

    El Estado venezolano, debe garantizar la producción y distribución de medicamentos básicos y de los relacionados con enfermedades crónicas”, remarcó el grupo de economistas y académicos.

    Recomiendan también crear un equipo de supervisión cívico-militar que, con base en un sistema automatizado de carácter público y el uso de la tecnología de identificación biométrica, asuma el control y supervisión de la distribución y venta de los medicamentos, que asegure la superación inmediata de la escasez.

    Producción de ochos rubros

    En el plan de producción de los rubros alimentarios priorizan la harina de maíz, arroz, pasta, azúcar, leguminosas, queso, leche y proteínas (pollo, huevos y pescado), con la definición de metas y plazos de producción definidos, así como responsables en función de los recursos financieros, institucionales, cognitivos y organizativos disponibles.

    Otro de los puntos en los que insisten es en reactivar y fortalecer la producción de las empresas del Estado y de propiedad social (EPS), especialmente las de alimentos e insumos industriales.

    El Estado debe dar un impulso a la economía comunal. Foto: Web

    Para agilizar estos procesos y asegurar el buen uso de las divisas, recomiendan que las materias primas importadas, subsidiadas por el Estado sean utilizadas, fundamentalmente, por empresas del Estado y de propiedad social o comunal.

    “El Gobierno Nacional debe definir metas de producción y cada productor o los productores deben comprometerse, pública y contractualmente, a cumplirlas”, refiere el documento.

    Los especialistas plantean que estas medidas deben estar acompañadas con un impulso del Estado a la economía social. “Movilizar las capacidades y potencialidades de las iniciativas socio-productivas del pueblo venezolano; activar el acompañamiento técnico, organizativo y de financiamiento”.

    Impuesto en las fronteras

    Uno de los puntos en que han puesto especial énfasis en que  toda extracción de productos desde Venezuela que no esté amparada por la respectiva licencia de exportación deberá estar sujeta a un impuesto en las fronteras, cuyo objetivo sea equiparar el precio de los bienes nacionales con respecto al de los mismos productos en el país destino.

    “Cualquier brecha debe ser compensada por la vía impositiva y por lo tanto son recursos que deben ingresar al fisco nacional”, recomienda el trabajo de los especialistas venezolanos.

    Impuestos a productos que salen es una manera de combatir el contrabando de extracción. Foto: Web

    Esta medida debe estar acompañada de la creación de una sala situacional para el seguimiento y control de los centros de producción, acopio y depósito de bienes esenciales, así como de los medios de transporte.

    Además, también proponen redimensionar y fortalecer el sistema público de distribución de bienes esenciales, especialmente los CLAP.

    Precios justos

    En cuanto al sistema de precios, elGobierno Revolucionario, en sus diferentes niveles, y las organizaciones del pueblo deben aseguran la aplicación de las leyes de precios justos y de precios acordados.

    “Los sabotajes y el boicot en el suministro están penados, la Ley Orgánica de Precios Justos en sus artículos 11, 55 y 56 prevé sanciones que incluyen la confiscación y la prisión“, acota el trabajo.

    Además la producción, distribución y fijación de precios implica un control riguroso y estricto, desde las fábricas hasta el comercio final.

    Los operativos de control de precios deben ser continuos. Foto: Web

    Conjuntamente con la supervisión, se debe crear  en el Banco Central de Venezuela un Observatorio de precios nacionales e internacionales. Asimismo, se debe establecer la obligatoriedad de marcar los precios, la fecha de elaboración y la de vencimiento en los empaques, según las normas fijadas por la Ley y en el momento de la fabricación de los productos.

    Estas acciones deben estar acompañadas por un comando político (cívico-militar, con participación del pueblo y de la clase obrera) de acompañamiento y supervisión desde la producción primaria, el transporte a las fábricas y hasta la comercialización.

    Cambios de patrones de consumo

    Los economistas sugieren en su documento la creación de un centro de coordinación intergubernamental, por la vía de la Asamblea Nacional Constituyente, que monitorice de manera continúa el proceso productivo y resuelva o viabilice las situaciones que afectan la producción, exportación o importación.

    El grupo intersdisciplinado considera fundamental la realización de estudios sobre cambios de los patrones de consumo, a fin de reorientar la producción nacional.

    Anuncios
    Loading...