• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Burgos

    Chiloé lleva 5 días paralizado como forma de protesta. La razón es que los pescadores artesanales no aceptan el ofrecimiento económico del gobierno para enfrentar la catástrofe medioambiental y social provocada por factores que aún están en discusión, como es la marea roja y el vertimiento de al menos 5 mil toneladas de salmón muerto frente a la costa de Chiloé.

    “No somos un gobierno de billetera fácil”, señaló el pasado miércoles el ministro del Interior, Jorge Burgos, en favor de mantener su propuesta de 100 mil pesos para cada familia de pescador afectado. La declaración del DC -como era de esperar- cayó muy mal en los habitantes de la isla, por significar un portazo en sus anhelos, pero por representar también una política gubernamental muy distinta a la aplicada, por ejemplo, cuando ha sido la industria salmonera la que ha pedido la ayuda del Estado.

    En el año 2008, durante su primer mandato, la presidenta Michelle Bachelet lanzó un gigantesco salvavidas a la industria salmonera que se encontraba afectada por la introducción en julio de 2007 en aguas chilenas del virus de la anemia infecciosa del salmón (ISA, por sus siglas en inglés). El Ejecutivo apoyó la obtención de recursos financieros para las compañías del sector por unos US$ 450 millones, a través de créditos bancarios que Corfo garantizó hasta por el 60% de los montos que pidieron los privados.

    “Lo sui generis de este salvataje financiero fue que terminó siendo avalado en un 60% por los contribuyentes chilenos, a pesar que las exportaciones salmoneras durante el 2008 alcanzaban los 2.400 millones de dólares”, ha sostenido Juan Carlos Cárdenas, director del Centro Ecocéanos, que entre sus principales objetivos se plantea la conservación de la biodiversidad marina y sus ecosistemas. “Estamos averiguando qué pasó con ese dinero y si el Estado finalmente tuvo que ponerse con el 60%. Lo más terrible sería que estos tipos (la industria salmonera) hayan pagado el 30% y dejado que el 70% se los colocara el Estado”, agrega Cárdenas.

    Juan Carlos Cárdenas

    “La industria salmonera está siendo sostenida por el Estado”

    El director de Ecocéanos explica que tras la crisis surgida en el año 2007, desde 2010 en adelante vino una recuperación de la industria “porque el Estado le pone una serie de apoyos y empieza el proceso de expansión hacia Aysén y Magallanes”. Tras esto, agrega, “vuelven a recuperar las producciones en hasta 800 mil toneladas, es decir, 100 mil toneladas más que durante el período previo a la crisis del Virus ISA”.

    “Para los salmoneros la billetera es súper fácil y la cantidad de dinero que el Estado le está metiendo es astronómica”, señala Cárdenas, quien asegura que la industria salmonera, “en parte importante, hoy día está siendo sostenida por el apoyo del Estado”. El médico veterinario detalla que, según cifras que manejan, “el año pasado el Estado le colocó algo así como 63 mil millones de pesos directa e indirectamente a la industria salmonera para, por ejemplo, apoyo en el tema de marketing, promoción, investigación, capacitaciones, formación de trabajadores”.

    salmonera web

    Cárdenas cuestiona, además, que la industria ha hecho al Estado encargarse de los despidos que ha generado las crisis en el rubro, los que podrían encaramarse por sobre las 5 mil personas. “Después de cada crisis se ajustan, se achican, es decir, hay menos empresas y se fusionan, y entonces las grandes van adquiriendo las medianas, ya no existen empresas salmoneras chicas, todas desaparecieron, fueron absorbidas”, señala.

    Por último, Juan Carlos Cárdenas indica que frente al hecho de que las exportaciones chilenas están siendo desplazadas por las noruegas y canadienses “el gobierno ha puesto a disposición de los salmoneros todas las embajadas, que actúan como una especie de relacionadoras públicas en los mercados que ellos están o quieren abrir”.

    Daniel Labbé Yáñez

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...