• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El Ministro de Hacienda, Andrés Velasco, ha declarado que “Los fondos de los trabajadores de Chile están a buen recaudo. Es importante entender que las personas que están prontas a la edad de jubilación están por ley en el fondo E, que no tiene acciones, y por ende está resguardado de estas turbulencias”.

    Eso no es verdad. Evidentemente no están a buen recaudo fondos que desde el inicio de la crisis el 25 de julio del 2007 y hasta el 20 de octubre del 2008 han reconocido pérdidas reales de 16 billones de pesos, que equivalen a -26,41% del fondo total. Mal puede considerar esa pérdida como insignificante, puesto que el presupuesto del estado chileno del 2007 alcanzó a 17 billones de pesos. Hay que tener cuidado con el Ministro Velasco, porque ojala que no tenga también el presupuesto nacional a tan buen resguardo que mañana nos diga que se lo ha farreado en la bolsa.

    El Ministro debe explicarles a los ahorrantes el el fondo A, que a agosto eran 1,3 millones de personas, como es posible que fondos tan bien resguardados hayan perdido un -40,58% de su valor en pocos meses. Algunos afiliados de mayores ingresos han perdido ¡40, 60 y en algunos casos más de 80 millones! ¿Que laya de resguardo es esa? Debe explicar a los 3,7 millones de personas que tienen sus ahorros en el fondo B que tan bueno es este resguardo que en un año les ha hecho perder -31,22% de sus fondos.

    Francamente la capacidad dialéctica del Ministro debe ser notable – por algo es profesor de Harvard – para explicar a estos 5 millones de chilenos que le vienen creyendo desde hace un año y se quedaron en el fondo A y B, como es posible que fondos a tan buen resguardo hayan perdido entre un tercio y un 42% de su valor en pocos meses.

    Dijo asimismo algo como que al traer los fondos a Chile iban a ganar por la depreciación de nuestra moneda – que es responsabilidad asimismo de él. Por cierto que todos los cálculos anteriores de pérdidas ya toman en consideración ese factor ¡Como sería si no hubiese depreciado la moneda en un 20% desde que se inició la crisis!

    Tampoco dice la verdad cuando afirma que están a buen resguardo las personas próximas a jubilar. Algunos pocos afiliados tienen sus ahorros en el fondo E, que efectivamente constituye un buen resguardo y no ha perdido nada en el curso de la crisis.

    Sin embargo, a agosto 2008 son solo 68.807 mil, el 0,74% del total de cuentas, de los cuales apenas 7 mil son mayores de 55 años. Es decir, solo 7 mil personas mayores de 55 años tienen sus ahorros a buen recaudo en el fondo E. Ellos constituyen sólo el 1% de este ramo de edad. Todo el resto, es decir el 99% de las personas próximas a jubilar tienen sus ahorros en fondos que han sufrido pérdidas más o menos cuantiosas. En los fondos A y B hay más de 73.000, es decir diez veces más que en el E, y ellos han perdido entre un tercio y un 40% de sus fondos. Otras 246 mil personas mayores de 55 años tienen sus ahorros en el fondo C que ha perdido un -20,72% de su valor hasta el día de hoy (ver CENDA, cuadro “Pérdidas, resumen”. Eso es lo que Velasco llama “a buen recaudo”.

    Todo esto tiene gravísimas consecuencias para las pensiones. Como ha reconocido El Mercurio en su editorial del 17 de agosto, “un fondo cuyo valor cuota aumenta 50 por ciento a lo largo de cinco años, para luego caer 50 por ciento en los cinco años siguientes, entrega a sus afiliados una rentabilidad acumulada neta negativa, de -25 por ciento. Para que la rentabilidad acumulada neta sea nula, se requiere que la magnitud de las alzas supere a la de las bajas.”

    En el gráfico se muestra la relación matemática entre las pérdidas y las ganancias previas. Se aprecia que, como recuerda El Mercurio, una pérdida de 50% anula una ganancia previa de 100%. Asimismo, que las pérdidas cercanas al 30% que ya ha sufrido el fondo A anulan ganancias previas cercanas al 50%. Lo más preocupante es que pérdidas del orden del 60% o 70% que parecen perfectamente posibles antes que la crisis tope fondo, van a anular todas las ganancias obtenidas desde el inicio de los multifondos.

    Los voceros de las AFP y las autoridades gubernamentales recomiendan a los afiliados perder sin chistar

    El 17 de septiembre del 2008 El Mercurio publica una destacada nota con llamado de portada donde señala “Los expertos recomiendan no cambiarse de fondo en las AFP.” A continuación, reproduce entrevistas a varios “especialistas” todos los cuales recomiendan no hacer movimientos, mantener la calma y esperar que pase la crisis.

    El ex-Superintendente de AFP durante dos gobiernos democráticos y conocido vocero de la industria, Julio Bustamante, señala por ejemplo: “se trata de inversiones de largo plazo y por lo tanto éstas tienen que tener conciencia de que la inversión es a largo plazo (Sic!) y por lo mismo recomienda no tomar decisiones precipitadas ni generarse alarmas por aspectos puntuales, que en un horizonte de treinta o cuarenta años de ahorro siempre se pueden producir.” Roberto Fuentes, gerente de Estudios de la Asociación de AFP agrega que “en proceso de incertidumbre no es recomendable tomar decisiones basadas en el corto plazo, porque es muy difícil tratar de apuntarle 100% a cuál será el movimiento de las rentabilidades.”

    Lo que para Bustamante constituye un “aspecto puntual” es la pérdida desde el inicio de la crisis de más de un cuarto de los ahorros de los 1,3 millones de afiliados que los mantienen en el fondo A, y más de un quinto en el caso de los 3,7 millones de ahorrantes en el B. Para algunos miles de ellos que tienen ahorros de más de cien millones de pesos e incluso más de 200 millones, el “aspecto puntual” ha consistido en perder en pocos meses decenas de millones de pesos con que contaban para un retiro digno.

    Ciertamente, no se necesitaba ser muy sagaz para “apuntarle al 100%” al hecho evidente que la crisis que se venía era de dimensiones inmensas y el riesgo de pérdidas de los fondos de pensiones, especialmente aquellos invertidos en el exterior, era mayúsculo. Por lo tanto, cualquier persona razonable que estuviese en condiciones de hacerlo habría tomado la precaución de poner sus fondos a resguardo en inversiones seguras hasta que la crisis pasara. Con mucho mayor razón los directores y ejecutivos de las AFP o las autoridades reguladoras y otros “expertos” que siguen su evolución día a día y que han estado desinformando al público de la manera indicada.

    En el mismo ejemplar de El Mercurio, un gran titular de portada dice “Pese a la crisis de los mercados, multifondos de AFP acumulan retorno positivo desde su creación,” seguido de las cifras de la SP que se presentan en el cuadro reproducido más arriba que muestra rentabilidades positivas para todos los fondos en 36 meses y desde el inicio de los multifondos en mayo del 2002. Sin embargo, el hecho de haber experimentado ganancias previas no parece un consuelo muy inteligente para las enormes pérdidas que han sufrido dichos afiliados ¡puesto que las mismas eran perfectamente evitables si hubiesen resguardado sus ahorros en la seguridad del fondo E!

    Las recomendaciones de no hacer nada pueden tener lógica desde el punto de vista de no provocar una estampida general hacia el fondo E. Es decir, han privilegiado la estabilidad del sistema a evitarles pérdidas a los afiliados. Sin embargo, desde el punto de vista de un ahorrante concreto constituyen una soberana tontería, por decir lo menos. Equivalen a escoger voluntariamente sufrir pérdidas millonarias que resultan perfectamente evitables.

    Sería conveniente que las autoridades o periodistas interrogaran a los directivos y ejecutivos de las AFP y otros “expertos” – especialmente aquellos tan pródigos en este tipo de recomendaciones – donde mantienen sus propios fondos desde el inicio de la crisis. Muy probablemente la mayoría de ellos han adoptado la actitud prudente y racional de resguardarlos en la seguridad del fondo E, mientras al mismo tiempo recomiendan a los afiliados no mover los suyos.

    Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo

    CENDA

    MÁS INFO:

    http://docs.google.com/View?docid=dhk3bdnd_843hb6rzp&hgd=1#Variaci_n_de_los_fondos_de_pen_33539181978717925

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...