La jugada de los Matte

matttejugada

Por una parte, Eliodoro Matte debió, como producto de otro coletazo de la colusión del papel tissue, renunciar a la presidencia de Empresas CMPC y a su calidad de director de la principal empresa del grupo económico que conforma junto a sus dos hermanos. Es claro que nominando a su sucesor. El control de la empresa no se ha modificado. Se trata de cambiar la cara ante el desprestigio que afecta al grupo empresarial. De otra, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) calificó de “liviandad” la forma como el directorio del CorpBanca, controlado por Alvaro Saieh, y la cúpula operacional de la institución actuó frente a la doble función de Rafael Guilisasti como presidente de las Cascadas de Julio Ponce Lerou y director de CorpBanca, el mayor acreedor de la estructura de control en el país de SQM.

 

Después de catorce años como presidente de Empresas CMPC S.A. y al cumplirse cuatro décadas desde que ingresó como director, Eliodoro Matte Larraín anunció que en la Junta Ordinaria de Accionistas a efectuarse el 29 de abril no postulará al cargo de director y, por tanto, dejará de ser su presidente. El argumento que adujo en la carta enviada al gerente general de la empresa, Hernán Rodríguez, fue que su decisión era de “carácter estrictamente personal”. No hizo mención en su nota a la colusión por la cual la empresa se encuentra denunciada al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia y que, sin duda, es la razón que lo lleva a tener una menor figuración. El cargo de presidente lo ejercía desde el año 2002, cuando reemplazó a Ernesto Ayala.

Este paso no modifica la estructura de control y propiedad del consorcio que permitió al grupo Matte –que conforma junto a sus hermanos Patricia y Bernardo- en la práctica decidir desde ya quien le sucederá. En su carta renuncia dio a conocer que el grupo controlador acordó apoyar “en las instancias correspondientes”, la designación como director y presidente de CMPC de Luis Felipe Gazitúa “destacado ejecutivo de probada trayectoria en diversas empresas del grupo” (19/03/16). Su retiro de dichos cargos se produjo, por lo tanto, sin dar una explicación convincente sobre su responsabilidad en las colusiones en que la empresa participó no solo en Chile, sino también en otros países de la región, lo que hace poco creíble aceptar que constituyese una decisión institucional.

El futuro presidente al momento de su nominación ejercía como gerente general de Forestal O’Higgins, una de las empresas de inversiones del grupo que tienen la mayoría accionaria en Empresas CMPC. Al mismo tiempo, es vicepresidente de la eléctrica Colbún, cuya presidencia la ejerce Bernardo Matte, de quien fue compañero en la universidad; presidente del directorio de Almendral, que tiene el control de la empresa de telecomunicaciones Entel, y donde convergen los grupos económicos Matte, Hurtado Vicuña y Fernández León y director en Minera Valparaíso –otra sociedad de inversiones del grupo- así como de Corpesca, Orizon y Pesquera Guanaye, empresas controladas por el grupo Angelini. Su ingreso a la “papelera” se produjo el año 1996, hace dos décadas, desempeñando un papel destacado en varias operaciones del grupo, como la recompra de Entel en 2005, la toma de control de Colbún ese mismo año y la venta en 2006 de la participación accionaria de los Matte en Pizarreño a la belga Etex. El diario La Tercera lo define, entre otras características, como “un hombre de confianza para la familia” (19/03/16).
Bernardo Matte será el único de los controladores que permanecerá en el directorio de la CMPC, manteniéndose siempre en la presidencia del banco BICE. Eliodoro Matte será reemplazado por su hijo Jorge Matte Capdevila y seguirá participando Jorge Larraín Matte hijo de Patricia. Va produciéndose un relevo generacional, en una empresa que mantiene el carácter familiar desde la perspectiva de su control.

Cuatro días antes de anunciar su dejación de la presidencia, Eliodoro Matte declaró ante la Fiscalía de Puente Alto, que analiza el efecto penal de la colusión. Sostuvo en la audiencia que el directorio conoció de su existencia luego de un estudio encargado al estudio de abogados Claro & Cía. al enterarse de esclarecimientos de prácticas de este tipo que se efectuaban en Colombia y Perú, no en Chile. Este informe reveló que prácticas similares se daban en el país, La comprobación del estudio jurídico se produjo al entrevistar a un “ejecutivo clave“ en marzo de 2015. Ante esta información se convocó al directorio y su reacción fue la necesidad de “llegar primero” a la FNE dando a conocer los hechos para acogerse al beneficio otorgado a quien entregaba antecedentes de lo ocurrido.   Matte sostuvo que no existe un documento escrito del informe, dado que se habría entregado en forma verbal.

La Fiscalía no ha podido acceder al acta del directorio de dicha reunión porque la FNE y el TDLC establecieron la confidencialidad de los documentos, tema que se entró a debatir en la Corte de Apelaciones de San Miguel. “(…) esperamos –señaló el fiscal Raúl Guzmán- (…) que la corte acoja nuestros planteamientos y nos permita de esta forma acceder a los antecedentes (…) seguir con la investigación respecto de un hecho que, hasta este momento, reviste carácter de delito y que por la extensión es bastante grave” (23/03/16).

En entrevista de prensa después de anunciar su retiro del directorio de Empresas CMPC, Eliodoro Matte insistió en responsabilizar de las colusiones producidas en varios países, al hecho que “un grupo de ejecutivos traicionaron nuestra confianza (…). Entiendo que la Sofofa nos suspenda, ¿pero -interrogó- qué procedimientos aplicó el comité de ética para hacerlo? Nos sacaron en 24 horas, sin mediar una investigación (…). ¿Qué están haciendo en casos de financiamiento ilegal de política o cohecho –añadió, profundizando su cuestionamiento- que involucran a otras empresas socias?” Su futura actividad comunicó se centrará en la sociedad de inversiones familiar Portoseguro (20/03/16).

Durante la presidencia de Eliodoro Matte, la “papelera” junto a crecer en el país se transformó en una empresa multilatina, al adquirir plantas de papel tissue en diferentes países de la región: México, Colombia, Brasil, Perú, Uruguay y Ecuador. La internacionalización de CMPC empezó, como aconteció con otras empresas chilenas, en Argentina. De otra parte, en el año 2009 adquirió la planta de celulosa Guaíba a celulosa Aracruz y en 2013 inició la construcción de Guaíba II, la mayor inversión internacional de su historia.
Casi simultáneamente con la renuncia de Eliodoro Matte, la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) entregó nuevos argumentos reafirmando la aplicación de una multa de US$30 millones a CorpBanca, el banco controlado por el grupo Saieh que se encuentra en un avanzado proceso de fusión con el brasileño Itaú, por exceder en tres oportunidades el límite individual en que podía hacerlo a las sociedades Cascadas, a través de las cuales Julio Ponce Lerou controla Soquimich. En las razones de su decisión la SBIF entregó nuevos antecedentes de los conflictos de interés producidos con la permanencia en el directorio de CorpBanca del empresario vitivinícola Rafael Guilisasti cuando renunció a su participación en el directorio de Corfo, para asumir la presidencia de las Cascadas de SQM.
La SBIF calificó de “liviandad” el trato “del episodio de Rafael Guilisasti por parte de toda la cúpula de la directiva y operacional de CorpBanca (…) que miraba con entera desaprensión como uno de sus miembros del más alto nivel ejercía funciones paralelas de gobierno en compañías relacionadas“. Guilisasti actuó durante semanas simultáneamente como carta para resolver el futuro que busca construir Julio Ponce, transformando su salida de SQM en un negocio que consolida y aumente su fortuna, con la función de financista de la minera no metálica desde el directorio de CorpBanca, su mayor acreedor. En los días previos había renunciado a su calidad de consejero de Corfo, el ente estatal que se encuentra en conflicto declarado con SQM. “(…) la situación creada por el ejercicio paralelo –recalcó la SBIF- (…) una circunstancia de relevancia gigantesca y de impredecibles consecuencias, inexplicablemente no previstos por ningún director, fiscal, ni ejecutivo superior de CorpBanca”.
“(…) tampoco se tuvo presente -señaló el texto de la SBIF- que en la primera semana de septiembre el Sr Guilisasti había renunciado a la Conserjería de Corfo porque las nuevas actividades que desarrollaría serían absolutamente incompatibles con el ejercicio de ese cargo (…), de donde se sigue que al aprobar CorpBanca en septiembre los créditos a Pampa Calichera y Oro Blanco, el Sr. Guilisasti sabía que asumiría en la semana siguiente sus presidencias (…), pero lo inaceptable es que (…) una vez publicado el hecho esencial de su reemplazo de don Julio Ponce Lerou en esas sociedades Cascadas, nadie de la orgánica superior de ese banco haya reparado en cuan ajeno a las sanas prácticas corporativas era que el director del banco, a la vez presidente de tres de los mayores deudores de la institución, ni siquiera hacía presente tal condición ni se había abstenido de entrar a conocer con el resto de los directores los créditos por cuantiosas sumas otorgados días antes a las sociedades que había empezado a presidir”. Ello llama aún más la atención cuando en el directorio de CorpBanca figura un exsuperintendente de bancos y un integrante nominado por las AFP.
El texto de la SBIF describe que al día siguiente del 14 de septiembre de 2015 cuando su director Rafael Guilisasti asumió la presidencia de las sociedades Cascadas de SQM Norte Grande, Oro Blanco y Pampa Calichera el regulador solicitó antecedentes al banco de las operaciones que mantenía con las Cascadas, sus garantías y posición patrimonial. Se había establecido, señaló la Superintendencia, una relación “absolutamente inédita dado que uno de sus directores fungía como presidente de las sociedades con mayor endeudamiento con ese banco”. Advirtiéndole que considerase la situación dado que se expone a que se le aplicasen los límites de endeudamiento para empresas relacionadas. El 15 de octubre la SBIF envió otra carta al directorio del banco insistiendo en la petición que se le entreguen los antecedentes solicitados. Al día siguiente, Guilisasti renunció al directorio de CorpBanca. Por ello, la sanción aplicada se fundamentó en sobrepasar los créditos individuales y no en los límites de empresas relacionadas.
La institución controladora subrayó que CorpBanca ya estaba en conocimiento que se produciría el conflicto de interés cuando en los primeros días de septiembre Guilisasti renunció a Corfo y, por tanto, las “nuevas actividades que desarrollaría serían absolutamente incompatibles con el ejercicio de su cargo” de director en CorpBanca.
Estos hechos muestran las interrelaciones que se producen entre grandes intereses económicos, en este caso entre los de Álvaro Saieh y Julio Ponce Lerou. Se trata de procederes que han dado lugar además a investigaciones y denuncias de la Fiscalía Nacional Económica, el Servicio de Impuestos Internos y el Ministerio Público. El grupo Saieh enfrenta también la denuncia de colusión de la cadena supermercadista SMU con Cencosud y Walmart en la comercialización de pollos frescos. Soquimich a su vez es investigada por la cadena de escándalos a partir de la red de financiamientos que construyó con recursos de la empresa gestionados por Patricio Contesse. Ello incrementa el desprestigio y las críticas de la élites, uno de las “tres realidades” presentes en la actualidad, junto con la “injusticia social en escala sin precedentes” y las “desigualdades masivas”, destacadas por Joseph Stiglitz al analizar la realidad de EEUU y sus expresiones globales (21/03/16).

 

4,170,547FansMe gusta
115,360SeguidoresSeguir
290,250SeguidoresSeguir
16,265SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Una ciudad que revive el pasado busca ayudar a pacientes con...

En el sitio los cines presentan películas en blanco y negro y los autos Ford Thunderbird recorren las calles   Volver al pasado, revivirlo y sentirse dentro de...