• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Los precios del petróleo repuntaron ayer lunes tras la publicación del informe mensual de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), en un mercado que sigue pendiente de lo que ocurre en torno a Irán.

    Tanto las “preocupaciones geopolíticas” como la “robusta demanda” y la reducción de los suministros de la OPEP, Rusia y otros nueve productores independientes, han impulsado al alza a los precios del petróleo. La retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán, entre otros factores, “apunta a una creciente incertidumbre”, indica la OPEP en su informe mensual de mayo, publicado por la Secretaría Ejecutiva del grupo con sede en Viena.

    El barril de crudo Brent del mar del Norte para entrega en julio vendía a 77,72 dólares ($) por barril en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, es decir, con un alza de 60 centavos respecto al cierre del viernes.

    Mientras que en el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril del West Texas Intermediate (WTI), conocido como “light sweet crude”, marcador estadounidense, para entrega en junio ganaba 31 centavos, hasta los $ 71,01.

    El crudo de referencia de la OPEP se encareció en abril hasta mediar $ 68,43 por barril, 7,3% ($4,67) más que el promedio de marzo, y continuó avanzando en mayo hasta superar el pasado jueves los $ 74 por primera vez en tres años y medio.

    Crece el consumo
    La OPEP estimó que la demanda de crudo para este año se ubicará en 98,85 millones de barriles por día (mbd), 1,7% más que en 2017, y pronosticó que los factores “geopolíticos” seguirán “impactando” en la oferta de esa materia prima.

    La nueva proyección de la organización sobre el consumo mundial de esa materia prima en 2018 (98,85 mbd) supone una revisión al alza en 150.000 bd respecto a lo estimado hace un mes, y los analistas del grupo energético alertan sobre el aumento de “las preocupaciones potencialmente disruptivas”, lo que podría afectar al suministro mundial de petróleo cuando el barril de oro negro está en precios máximos desde finales de 2014.

    Los cálculos de esta sólida demanda están basados en las buenas perspectivas de la economía mundial, con un crecimiento que la OPEP prevé será del 3,8% este año, refieren los analistas de la organización del informe de mayo con datos de abril.

    Bombeo controlado
    En cuanto al suministro, el bombeo de abril de los 14 socios de la OPEP fue de 31,9 mbd, con un leve aumento de 12.100 bd respecto al mes anterior, según el documento publicado en el portal del grupo petrolero.

    Venezuela es el socio que más ha reducido sus extracciones el mes pasado, con una caída de 41.700 bd, seguido de Gabón (9.300 bd), Nigeria (8.300 bd), Angola (7.800 bd), Guinea Ecuatorial (6.800 bd), Catar (4.300 bd) e Irak (700 bd).

    No obstante, estos retrocesos quedaron compensados por sendos aumentos de Arabia Saudí (46.500 bd), Argelia (17.700 bd), Irán (10.00 bd), Libia (6.900 bd), Emiratos Árabes Unidos (6.100 bd), Ecuador (3.100 bd) y Kuwait (800 bd).

    La cifra total de la producción conjunta sigue por debajo del tope máximo de 32,5 mbd fijado a fines de 2016, en un pacto junto a otros productores que supuso la retirada del mercado de 1,8 mbd a partir del 1 de enero de 2017.

    Drenaje de reservas
    La rebaja de los suministros, vigente en principio hasta el 31 de diciembre próximo (si bien la OPEP y sus aliados volverán a revisar el situación en una reunión el 22 de junio en Viena), ha contribuido a drenar los inventarios de crudo.

    Según el informe, esas reservas comerciales de petróleo en los países industrializados cayeron en marzo en 12,7 millones de barriles, hasta 2.829 mb, nivel que aún supera levemente, en 9 millones, la media de los últimos cinco años.

    Pese a los factores alcistas sobre los precios, la OPEP destaca que precisamente el mayor valor del barril está impulsando la producción rival, sobre todo la de esquisto en Estados Unidos, que ya en 2017 “ha visto aumentar las inversiones en más de 42%”, hasta totalizar unos “138.000 millones de dólares “.

    Así, el informe vaticina para 2018 un incremento de la “producción No OPEP” hasta 59,62 mbd, 1,72 mbd más que en 2017 y 10.000 bd más que lo estimado hace un mes.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...