• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Este lunes se cumplen 23 días desde que el exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas se declaró en huelga de hambre. Ahora, su condición se agudizó porque en las últimas horas también se niega a ingerir líquidos.
    Glas exige a las autoridades que lo transfieran a la Cárcel 4 de Quito, recinto penitenciario en el cual permaneció por más un año, por ordenes del actual mandatario Lenin Moreno, quien lo vinculó en un caso de corrupción con la constructora brasileña Odebrecht.

    Se ha desmayado varias veces

    Cuando se cumplían 19 días de la huelga, tuvo que ser trasladado desde el Centro de Rehabilitación de Latacunga al Hospital Carlos Andrade Marín,para aplicarle de forma inmediata alimentación intravenosa, motivado a una fuerte descompensación. 

    Glas asumió la radical medida luego del 21 de octubre, cuando fue llevado a Latacunga, al conocerse la fuga del país del ex secretario de Comunicación, Fernando Alvarado, quien enfrentaba una investigación judicial, se deshizo del grillete electrónico que le pusieron y abandonó el país.

    Por ello, Glas afirma que es “un preso político. Por el odio sin límites me han trasladado de cárcel sin motivo, sólo por humillarme, sólo por venganza. Mi vida corre peligro“. Asimismo, en una carta difundida en redes sociales, recalcó que la huelga de hambre sería por tiempo indefinido.

    Organizaciones del mundo se pronuncian a su favor

    En la mañana del 22 de octubre dejó de ingerir alimentos y, al mismo tiempo, comenzaron los pedidos de la familia del exvicedignatario, sus abogados, exfuncionarios del gobierno de Rafael Correa y organizaciones sociales para que entes multilaterales intercedan por él.

    La Cruz Roja Internacional, la alta comisionada de ONU para los Derechos Humanos y la Conferencia Episcopal de Ecuador son algunas de las instancias que demandan visitar a Glas para verificar su estado.

    Sin embargo, las solicitudes han caído en saco roto y el Gobierno de Lenín Moreno hace caso omiso a los pedidos humanitarios por la salud del exvicejefe de Estado, quien padece hipertensión, gastritis y espondilitis anquilosante (considerada una enfermedad catastrófica), según reseñó Prensa Latina.

    Continúa leyendo…

    Huelga de hambre: Las redes sociales estallaron con mensajes en favor de Jorge Glas

    La odisea de Jorge Glas, el vicepresidente ecuatoriano encarcelado por Lenin Moreno

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...