• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.


    Hoy se realizó la marcha de secundarios y universitarios más masiva desde la revolución pingüína del 2006. Casi diez mil estudiantes marcharon en contra de la Ley General de Educación (LGE). También hubo movilizaciones en Concepción y Viña del Mar. Mientras el gobierno y la derecha negocian un acuerdo de última hora para mantener la educación tal como está, el Colegio de Profesores llamó a un paro indefinido a partir del próximo lunes.

    Cada vez se suman más estudiantes a las movilizaciones convocadas contra la Ley General de Educación (LGE). Esta vez fueron casi 10 mil los estudiantes que marcharon desde Tobalaba hasta Plaza Italia, ocupando varias cuadras de Providencia para exigir su retiro y que las reformas a la crisis educativa del país exprese el sentir de los estudiantes y profesores.

    La convocatoria la hizo la Asociación Coordinadora de Estudiantes Universitarios y Secundarios (Aceus), quienes se tomaron ayer las sedes del PS y PPD. El llamado a marchar “Por nuestra educación, por nuestras vidas”, convocó a secundarios y universitarios de la Región Metropolitana

    Rodrigo Soto, vocero de la Aceus, encaró al ‘gobierno ciudadano de Bachelet’ señalando:  “Queremos decirle al Gobierno que esa no es la forma de resolver los problemas en la educación. Nuestras demandas son atendibles y necesarias para el país porque deseamos contribuir a al desarrollo. Por lo tanto, cada desalojo será una nueva ocupación en otro establecimiento”.

    Pese a estar custodiados todo el rato por policías de Fuerzas Especiales, los estudiantes marcharon en forma pacífica por Providencia. Al llegar a Plaza Italia, la policía los empujó violentamente para que continuaran por el parque Bustamante hacia la calle Santa Isabel, distante a 8 cuadras al sur de la Alameda, hecho que provocó la resistencia de algunos estudiantes.

    Los canales de televisión, como siempre, criminalizaron a los estudiantes que se rebelaron a la imposición policíaca a través de los argumentos de siempre: que la manifestación no estaba autorizada, que los comerciantes deben cerrar sus locales o preguntándole a la ministra de Educación si se iba a sancionar a los estudiantes movilizados.  Hasta el momento hay 50 detenidos.

    Colegios y universidades en toma

    Hoy se contabilizan más de 200 colegios a lo largo del país movilizados. Se suman a las 20 universidades en toma, a la que se sumó esta mañana la Academia de Humanismo Cristiano, en la comuna de Providencia.

    Un dirigente dijo a Radio Cooperativa que “no creemos que por el hecho de ser una universidad privada no podamos inmiscuirnos en lo que es el movimiento estudiantil porque somos parte de él y somos agentes de cambios, actores sociales que tenemos que velar por tener una educación de calidad”. Además señaló que “estamos en toma porque como estudiantes estamos en contra de la Ley General de Educación. La repudiamos de manera abierta porque es una ley que mantiene el lucro en la educación”.

    Ministra obstinada

    No se sabe si es la edad o los intereses como accionista del Banco del Desarrollo -que gana cuantiosas sumas de dinero con el sistema de préstamos a estudiantes con aval fiscal- de la ministra de Educación, Mónica Jiménez, que la hacen negar las demandas estudiantiles. La caradura dijo hoy que “no hay ninguna razón para que los estudiantes estén movilizados”.

    Jiménez además llamó a los estudiantes a que “confíen en su Parlamento, ustedes alumnos y padres de familia. Si quieren calidad tienen que volver a clases”. Olvida que los estudiantes ya confiaron en las instancias resolutivas del sistema, como lo fue participar en la Comisión Asesora Presidencial de Educación, la que no recogió las demandas de la revolución pingüína del 2006.

    También evidenció su visión economicista y autoritaria al decir que “los alcaldes tienen todas las atribuciones para sumariar y cancelar contratos si fuese necesario” y acusar “graves pérdidas económicas que deja esta protesta”. Lo dijo luego de reunirse con distintos alcaldes de la Región Metropolitana, para evaluar las pérdidas monetarias que ha dejado la movilización estudiantil.

    Un estudiante de 5º año de la Universidad Católica de Temuco, donde Jiménez fue rectora, señaló a El Ciudadano que “mientras fue rectora dejó sentir su mano de hierro. Durante las movilizaciones de 2005 y 2006, sumarió a cerca de 20 dirigentes estudiantiles por el delito de ‘participar en manifestaciones atentatorias contra la imagen de la universidad’. Antes de irse al ministerio expulsó a 5 alumnos por diversas razones, como faltar a clases, cosa que afectó incluso a una compañera que estaba embarazada”.

    Concepción y Viña del Mar

    En Concepción secundarios de tres liceos de la ciudad se tomaron la Seremi de Educación, acción que concluyó con 19 detenidos. Los estudiantes justificaron su accionar en rechazo a la LGE y por el actuar de carabineros en las últimas jornadas de movilización.

    En Viña del Mar, más de mil estudiantes marcharon por el centro de la ciudad. Cristian Rodríguez, vocero de estudiantes de los colegios de Viña del Mar, señaló que “estamos en contra de la LGE y seguiremos movilizándonos. No sé de dónde salió la ministra, que desconoce a todo nuestro movimiento y no tiene idea de la realidad que ocurre en los colegios”.

    Los intentos por salvar la LGE

    Como la derecha se negaba a apoyar la LGE desde que se le incorporó una indicación que explicita el concepto de educación pública, el gobierno aceptó negociar con ellos una nueva redacción en las últimas horas. La indicación que no quiere la Alianza decía que el Estado financiará un sistema de educación pública pluralista y gratuito.

    Pese a que hasta ahora no ha accedido a conversar con los estudiantes, la ministra de Educación se reunió en secreto la mañana del martes con los senadores Hernán Larraín (UDI) y Andrés Allamand (RN), quienes junto al Secretario General de la Presidencia, José Antonio Viera Gallo, acordaron buscar redacciones alternativas al concepto que no le gusta a la Alianza.

    Allamand habló de “una luz tenue de optimismo” y Jiménez dijo que era “una buena noticia”, el planteamiento que salvaría en el Congreso la LGE. La propuesta de consensuar la referida indicación fue hecha por el ex ministro de Aylwin, Edgardo Boeninger, en un artículo publicado el martes en El Mercurio.

    El paro que viene

    Mientras la derecha y el gobierno arreglan como salvar el vapuleado proyecto de ley, la sociedad civil se prepara para un paro nacional de carácter indefinido a partir de este lunes. El presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, anunció que ese día “se inicia el paro nacional de profesores y no se sabe cuándo termina”.

    Al rechazo de la LGE se sumaban hasta ayer 17 parlamentarios, para quienes la reposición de la suma urgencia que impide incluir nuevas indicaciones fue nefasta. Otros que evalúan abstenerse o votar en contra de la ley son los cinco ex DC, Jaime Mulet, Alejandra Sepúlveda, Pedro Araya, Eduardo Díaz y Carlos Olivares. A ellos se suma el rechazo de cinco senadores: Carlos Ominami, Ricardo Núñez, Alejandro Navarro, Nelson Ávila y Guido Girardi. “No nos gusta el texto enviado por el Gobierno transado con la derecha, creemos que sólo maquilla la LOCE que heredamos de la dictadura. Es un cambio gatopardesco, cambiar todo para que no cambie nada” – señaló Mulet.

    El martes, día en que se votará en general la iniciativa en la Cámara, habrá un Puertazo en Valparaíso.

    Mauricio Becerra

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...