• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Próximo a entregar el cargo de rector de la UACh, que ocupó durante los últimos cuatro años, Carlos Amtmann se ve tranquilo y bastante conforme con la labor realizada. Él mismo cataloga su rectoría como “un período de decisiones”.


    ex rector
    -¿Con qué sensación deja el cargo de rector?
    -Mi sensación es bastante satisfactoria y en absoluto traumática. Sigo viviendo en mi misma casa y voy a seguir ahí toda mi vida, tal vez ahora bajaré el ritmo de mis actividades y estoy muy tranquilo, sobretodo cuando miro al pasado. Estos cargos son difíciles. Se genera una alta tensión, ya que el sistema universitario es complejo y muy competitivo, donde los pasos hay que estudiarlos siempre con mucho cuidado, y no sólo quedarse ahí. Hay que tomar decisiones importantes y estoy muy contento de haberlo hecho.

    -¿Le interesa la política?
    -A mí siempre me ha interesado la política, pero la verdad es que en estos momentos y después de estos cuatro años, lo que yo quiero es volver a la academia, tener algunos años tranquilo y dedicarle más tiempo a mi familia. Mis actividades como militante de la Democracia Cristiana las voy a retomar, pero aún no está la vida política pública como una de mis preocupaciones. Lo que sí pienso hacer es escribir acerca de temas políticos. La política necesita llenarse de más contenido, los partidos tienen que entender y aprender a convivir con los movimientos sociales, saber leer la sociedad y cuáles son sus verdaderos planteamientos y ejercer así el verdadero sentido del servicio público. Pienso que en esta etapa de mi vida es el mejor aporte que puedo hacer a la política.

    -Tal vez sería interesante que un ex rector representara a la Universidad en un cargo político…
    -Desde luego que para mí en estos cuatro años, la política, en el sentido amplio de la expresión, no en el de un nombramiento partidario, ha estado presente. Yo me he involucrado en muchos temas de este orden. Con mencionarles que la primera persona que envió una carta al consejo de rectores para decirles que analicemos el problema de la PSU y revisarla fui yo. Y me parece muy bien que posteriormente otros rectores con mayor acceso a los medios de comunicación, hayan tomado el tema y me parece que si lo hubiésemos hecho antes, cuando yo lo planteé, nos habríamos anticipado a muchos de los temas que ahora ha habido en la educación y eso es por una visión política de anticiparse a conflictos.

    -En su periodo, la Universidad ha captado nuevos socios. ¿Estos son socios capitalistas?
    -No, no. La Universidad es una corporación de derecho privado que no persigue fines de lucro. El ser socio de ella significa una disposición para con la Universidad. Mas bien la contribución económica es menor, estamos hablando de una Unidad de Fomento (UF) y media al año, esto es un símbolo del compromiso. Lo más importante es el crecimiento de las ideas y las conexiones con socios de distintos ámbitos, tanto públicos como privados.
    Es una gran oportunidad para la Universidad que empresarios jóvenes y con mucha vitalidad para Valdivia sean socios. Además de profesionales destacados y de conocimiento relevante en distintas áreas. El alcalde también se unió a esta sociedad y algunos parlamentarios. Y hay un tema muy importante que cabe destacar. De entre estos socios se elegirán los representantes del directorio de la UACh, ya que para manejar un capital de 300 mil millones de pesos al año se necesita gente realmente competente en términos presupuestarios.

    -Hablando de presupuestos y recursos financieros, ¿entrega la Universidad mejor que como la recibió?
    -Yo creo que la entrego mejor que cuando asumí. La entrego con proyectos importantes, con un balance financiero adecuado para todo lo que se realizó. Creo que además superamos algo que para la Universidad había sido prácticamente un tabú: el equilibrio presupuestario, sin que esto paralice las actividades. Al contrario, se hicieron muchas cosas y se están haciendo con lo que se tiene y manejando correctamente las posibilidades de deuda cuando es necesario. Esto ha eliminado la inercia con la que se trabajaba. Ya no se puede depender sólo de los proyectos financiados por el Estado, la Universidad debe invertir anticipadamente para generar recursos.

    Rodrigo Vega

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...