• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Pese a que se ha relacionado por la prensa el gobierno que los usuarios de drogas son en su mayoría delincuentes o personas ‘en riesgo social’, las cifras del propio Cnace dan cuenta que entre los jóvenes estudiantes de educación superior se registra un 21% de consumo de marihuana, cifra tres veces mayor al promedio nacional, incremento que involucra tanto a hombres (alza de 6 puntos) como a mujeres (alza de 3 puntos). El mayor aumento en los niveles de consumo radica en aquellos jóvenes y adultos jóvenes que provienen de hogares con ingresos superiores al millón de pesos, donde se duplicó la cifra de consumo de esta droga de un 9% a un 19% el año 2006.


    Que la gente igual consuma marihuana pese a las campaña del terror orquestada por Conace y los medios de comunicación chilenos es una evidencia objetiva. Pese a los millonarios presupuestos invertidos en tratar de satanizar a una de las plantas de uso médico y enteógeno, la realidad de miles de usuarios les choca en la cara. Así se desprende del séptimo Estudio de Drogas en Población General 2006, dado a conocer por el subsecretario del Interior, Felipe Harboe y la secretaria ejecutiva del Consejo Nacional para el Control de Estupefacientes, María Teresa Chadwick, que muestra que el consumo de marihuana se elevó un 1,8% en la población.

    Y como no hay justificación suficiente para seguir defendiendo sus sueldos ante la evidencia de que el consumo de cáñamo es una práctica habitual en jóvenes, en su mayoría que no están ‘en riesgo social’, le echan la culpa a que ‘la percepción de riesgos sobre el uso de marihuana ha bajado. En la investigación se indica que la percepción sobre los riesgos que conlleva el consumo de marihuana cayó de un 72% en 2004 a un 62% el 2006, lo que ha incidido en el aumento del uso de cáñamo. Y un dato no menor: El consumo ha aumentado especialmente en los jóvenes y adultos jóvenes de hogares con ingresos superiores al millón de pesos, en los que se duplicó la cifra de consumo de un 9% a un 19% el año 2006.

    Respecto a regiones: El consumo de marihuana en población general según el estudio de Conace da cuenta que en la región Metropolitana es de un 8,4%; en la Quinta (8,5%); en la Cuarta (6,6); y la Tercera Región(6,5%). Las regiones con consumo más bajo son la Séptima (1,8%), la Undécima (2,3%) y la Región de Magallanes (3,8%).

    El estudio fue realizado por la empresa Adimark, entre septiembre y noviembre del año 2006.

    A nivel nacional la prevalencia año de consumo de marihuana aumentó de un 5,3% a un 7,0% en los últimos dos años. Esta alza se registró principalmente en jóvenes entre 19 y 25 años- quienes aumentaron el uso de marihuana entre 2004-2006 desde un 15,2% a un 18,8% y en adultos jóvenes, entre 26 y 34 años, quienes registraron un alza desde el 6,5% a un 9,7%.

    Por primera vez los adultos jóvenes declararon un uso de marihuana mayor que el de los adolescentes (12 a 18 años), que registran un 7,8% de consumo de macoña.

    Fumadores estudiantes y no delincuentes

    Pese a que se ha relacionado por la prensa el gobierno que los usuarios de drogas son en su mayoría delincuenes o persnas ‘en riesgo social’, las cifras del propio Cnace dan cuenta que entre los jóvenes estudiantes de educación superior se registra un 21% de consumo de marihuana, cifra tres veces mayor al promedio nacional, incremento que involucra a hombres (alza de 6 puntos) y a mujeres (alza de 3 puntos).

    El mayor aumento en los niveles de consumo radica en aquellos jóvenes y adultos jóvenes que provienen de hogares con ingresos superiores al millón de pesos, donde se duplicó la cifra de consumo de esta droga de un 9% a un 19% el año 2006.

    La percepción del riesgo asociado al uso de macoña ha descendido entre el año 2004 y el 2006 de un 72% a un 62%. En los jóvenes cayó 12 puntos en este bienio (de 55% a 43%), en los adultos jóvenes descendió 10 puntos (68 a 58%) y en aquellos que provienen de hogares con ingresos superiores al millón de pesos cayó 20 puntos en los últimos dos años, del 61% al 41%.

    Cigarrillos y alcohol los más usados

    El uso de otras substancias prohibidas no arrojó mayores cambios según el estudio. El consumo de éxtasis, crack, inhalables y heroína no sobrepasan el 0,1% de prevalencias de último año, en tanto que el uso de tranquilizantes sin prescripción médica alcanza prevalencias estables de alrededor de 3,0%.

    Done si se demuestra que hay un importante consumo es en las drogas lícitas: La declaración de uso diario de cigarrillos registró un 28% y el consumo de alcohol no ha variado entre el 2004 y el 2006, manteniéndose en un promedio del 56%.

    En cuanto a la cocaína, los resultados del VII Estudio dan cuenta que en regiones se registra una estabilidad en el consumo de cocaína sin variaciones significativas en comparación al año 2004. Claro que en la Primera Región ( bajó de 2,9% a 1,8%) y en la Región Metropolitana (bajó de 2,2% a 1,7%) donde descendió el consumo de esta droga.

    Mauricio Becerra

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...