• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Cuando ya se les hacía tributo como si fueran veteranos de guerra o viejos
    nostálgicos de una fallida revolución, aparecieron por los palos y a la
    carga nuevamente. La verdad es que sorprendieron a los más incautos, a los
    que creyeron que el movimiento radicaba en un par de cabezas precozmente
    iluminadas. Pero recordemos que a diferencia de la política tradicional
    chilena que se enquista en el poder llegando incluso a recibir amenazas de
    desalojo, el movimiento secundario o la revolución Pingüina cuenta con
    representantes “removibles”, evitando el acomodo tan clásico en la forma de
    hacer política en Chile y asegurando el recambio y la inclusión de todos los
    actores.


    Como voceros del descontento social se han manifestado los secundarios esta
    vez. Su petitorio abarca las problemáticas manadas de un sistema que hace
    aguas a pesar de demostrar en cifras un avance sustancial en la superación
    de la pobreza. ¿Pero que sucede con estos pingüinos? ¿Una pataleta
    artificiosa y malagradecida comandada por una chica de violencia impía que
    lee a Marx?

    Bien lo dijo Allende “ser joven y no ser revolucionario es una contradicción
    hasta biológica” más cuando los ojos grandes de nuestros jóvenes advierten
    con visión de lince que las políticas enchuladoras no tienen un correlato en
    la sociedad. Los esfuerzos del estado por generar desarrollo apuestan por
    ataviarnos de bisutería vial y de fetiche tecnológico sin profundizar en un
    cambio cultural trascendente por medio de la educación de calidad.

    El remake de la LOCE apuesta por una fervorosa declaración de principios y
    pide mucho más de lo que podría llegar a obtener en un modelo neoliberal
    consagrado y profundizado por los gobiernos de Concertación. La Ley General
    de Enseñanza, no representa un cambio en la educación pública, puesto que
    continúa otorgando su tuición a los municipios que difícilmente pueden
    sostener esta responsabilidad otorgada en Dictadura. Es imposible nivelar la
    educación si dependemos de corporaciones municipales pobres u
    organizacionalmente ineficientes.

    Luego de los vergonzosos resultados del SIMCE, a las autoridades no les
    quedó más que afrontar con pundonor que la educación chilena se encontraba
    en la UCI. El mismo J.J Brunner no pudo más que afirmar que no se podían
    pedir peras al olmo. La asignación por alumno asciende a la quinta parte del
    monto invertido en un alumno de un colegio privado y este ahorro hecho con
    los niños de Chile se manifiesta en el deplorable estado de la educación
    pública. Entonces ¿No será una sobrereacción la de Provoste al sentirse
    horrorizada por la actitud Pingüina?

    Volver a los 17 y sentir profundo las necesidades humanas sin el velo
    tecnocrático y el discurso del mejor de los profetas, podría acercarnos a
    los verdaderos sueños de país, esos que nada tienen que ver con el
    Transantiago, con la rebaja en la responsabilidad penal, con el Imacec, con
    el triunvirato político, con Tombolini en la presidencia de PRSD o la
    chamuchina binominal. Retroceder el paso, respirar hondo y aspirar al
    retorno podría ser el más grande de los cambios, el más real de los cambios,
    el más sincero y generoso de los cambios.

    Karen Hermosilla

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...